Argentina: Macri debe irse ya para acabar con esta agonía | Blog | teleSUR
29 agosto 2019
Argentina: Macri debe irse ya para acabar con esta agonía

Al día siguiente de ese gran referéndum contra Mauricio Macri que significó el 11 de agosto, escribimos una crónica de urgencia donde afirmábamos que «si el macrismo no fuera un sostén principal de la democracia burguesa, debería anunciar hoy mismo su retiro anticipado del gobierno, y así dejar de hacer más mal a una sociedad que se equivocó de cabo a rabo en elegirlo en el 2015”. Sin embargo, Macri, como buen gorila, es especialista en despreciar la voz del pueblo y persiste en mantener la agonía, sigue tensando la cuerda y la aprieta sobre el cuello de los más humildes, muchos de los cuales duermen en las calles a la intemperie y se alimentan hurgando en la basura a consecuencia de la gestión criminal de Cambiemos.

Argentina: Macri debe irse ya para acabar con esta agonía

Macri es lo que es, un amoral de la política, sin ningún tipo de códigos ni reparos para aferrarse a su cargo a pesar de que sus secuaces le están soltando la mano descaradamente. Algunos de ellos, funcionarios enriquecidos por no hacer nada, fracasados pitonisos que creían, como los militares del 76 que iban a quedarse de por vida robando y robando,  y otros, soldaditos mediáticos que ayudaron (y cómo) en la estrategia de entregar a un país que no los merece, y que por ello algún día deberán ser juzgados por cómplices de “enaltecimiento del despojo”. 

Por lo cual, si el personaje en cuestión, hijo putativo de Trump y Netanyahu (como su parienta, la Bullrich) no atiende razones, lo más lógico es que en nombre de los millones de personas que votaron para que se vaya el 11A, debería apurar ya, su retirada anticipada. 

Es en ese preciso punto en que el sentido común indicaría que los de abajo y los del medio, deberíamos marchar unidos, dispuestos a resolver la situación antes que el dólar llegue a 100 pesos y su derivación arrastre a lo que queda del país al precipicio.  Pero en esa decisión necesaria que habría que tomar, hay algunos que siguen poniendo piedras y argumentos incomprensibles. Es evidente que subsisten viejas contradicciones, sobre  asegurar o no «la gobernabilidad» de una administración que nos agrede brutalmente con despidos, inflación, destrucción de las conquistas históricas a nivel laboral, y ni qué decir a nivel de la salud, la educación y la vivienda.

Ocurre que hay un sector importante del campo popular, que anida esencialmente en el Frente de Todos y sus alrededores, al que votó la mayoría, unos totalmente convencidos y agradecidos a la gestión de la ex presidenta, y otros por la teoría del “voto útil” o con  el argumento poco saludable de “lo menos malo”, pero que lo convirtieron en triunfador indiscutible en la última elección. Es ese estamento esencialmente, el que monitoreado por sus máximos referentes apuesta a algo muy contradictorio. Por un lado, asume con toda razón la decisión de comenzar ya con gestiones de futuro gobierno, incluidos los contactos con el poder real ejercido por el Fondo Monetario, y por el otro, repite y hace repetir a sus seguidores que hay que dejar que continúe esta barbarie institucional hasta octubre, estirando así las penurias de quienes ya están sobreviviendo bajo el cordón de la extrema pobreza y de una clase media que hace aguas por todos los costados. 

Sinceramente, es incomprensible el empecinamiento de “proteger» al enemigo (Macri lo es sin dudas), con la excusa de querer derrotarlo dentro de los cánones de la democracia burguesa, y no en los marcos de la lucha popular que permita acelerar los plazos, adelantar los comicios y apurar la asunción del nuevo gobierno, como exigen otros muchos a través de la consigna “Fuera Macri ya” o “Luche y se van”.

Estas diferencias quedaron muy expuestas en la imponente movilización de este 28A, cuando 250 mil manifestantes volvieron a ganar las calles exigiendo la “emergencia alimentaria” y repudiando la gestión de Cambiemos. Mientras en las columnas se pudieron ver pancartas y oírse consignas que “recomendaban” la partida cuanto antes al Presidente, en el palco, algunos dirigentes sociales que decían “hablar en nombre de todos” señalaban que es fundamental que “el gobierno llegue hasta el mes de octubre”, embanderándose así con un innecesario continuismo con características casi suicidas. Y de rebote demostraron falta de reflejos para entender  lo que están reclamando muchas personas que no entienden de especulaciones cuando se vive una situación como la actual.

De esta manera, apostando a seguir estando prisioneros de la democracia burguesa y no cuestionando al sistema ni tampoco intentando acorralar al gobierno para que se vea obligado a marcharse anticipadamente, se pierde la oportunidad de demostrar en la práctica que los gobernantes no pueden seguir jugando con la paciencia de los pueblos.

Se equivocan los “buenistas” o «tacticistas» de turno, en favorecer la prolongación del mandato de quien desde hace rato no gobierna sino que al estar sometido al FMI y entidades similares, sólo juega un rol de virrey de Washington y sus aliados. Cometen un grave error ciertas dirigencias populares (más allá de las diferencias que se puedan tener con una u otra) de no redoblar la protesta opositora, porque más allá de lo que digan en sus discursos, ciertos referentes parecen desconfiar de la voluntad popular de rechazar por todos los medios a quien los oprime. No es despiste ni falta de valentía sino un claro posicionamiento ideológico el que aplican, partiendo de premisas poco convincentes. Como bien dice un compañero militante del Gran Buenos Aires: «boxeador golpeado y contra las cuerdas, debe terminar en la lona, y aquí lo que falta es noquearlo”.   

De allí, que en contrapartida, es meritoria la existencia de organizaciones e individualidades que tanto en la movilización en la  Avenida 9 de Julio como en la Marcha contra el «gatillo fácil”, demostraron que “la pelea se gana peleando”, en la calle y con consignas claras,  y no generando solamente ilusiones de ocupar despachos parlamentarios o quedarse encerrados entre cuatro paredes, esperando que otres hagan lo que hay que hacer en estas ocasiones. 

* Periodista, Integrante de la Coordinadora Resistir y Luchar


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista argentino en medios de prensa escrita y digital, radio y TV. Escritor de varios libros de temas de política internacional. Director del periódico Resumen Latinoamericano. Coordinador de Cátedras Bolivarianas, ámbito de reflexión y debate sobre América Latina y el Tercer Mundo.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.