Brasil y Qatar eligieron ser campeones de la desigualdad en el mundo | Blog | teleSUR
17 diciembre 2019
Brasil y Qatar eligieron ser campeones de la desigualdad en el mundo

El comienzo del siglo XXI se caracterizó por una evolución constante del desarrollo de Brasil. Veinticinco millones de personas fueron sacadas de la pobreza, y el gigante sudamericano se transladó a un grupo selecto de países en su mayoría conformados por una mayoría de la clase media.

Brasil y Qatar eligieron ser campeones de la desigualdad en el mundo

Nos convertimos en la quinta economía más grande del mundo y el país jugó un papel importante en sacar al mundo de la crisis de 2008 generada por el mercado financiero mundial desarrollado. Brasil era un líder regional con un enorme peso en el mundo, y este lugar dejo preocupados los Estados Unidos y sus aliados

Las políticas de desarrollo generaron ingresos y beneficiaron a la mayoría de la población a través de un proceso de transferencia de renta más equilibrado. Distribución de ingresos por vivienda estatal, educación, salud y especialmente políticas de valoración del sueldo mínimo; formando una base que proporcionó beneficios que realmente se tradujeron en desarrollo.

Aunque el desarrollo humano evolucionó a principios de siglo, se estancó con el golpe de 2016. En 1980 Brasil tenía un índice de 0.545, en 2000 era 0.649, proceso que se pronfundizó en los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Roussef con 0.744 en 2014 y 0.760 finales de 2016/2017. En 2018 se estabilizó en 0.761 para perder una posición en el ranking (79), el IDH varía de 0 a 1 para mejorar.

Pero es la concentración de ingresos en Brasil lo que se destaca en la fotografía de esta nación, rica en recursos naturales, industria diversificada, biodiversidad, agricultura y ganadería, pero extremadamente desigual en el reparto de ingresos.

Brasil es el campeón en la concentración de ingresos al mismo nivel de Qatar, según el Informe de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (ONU) al analizar el 1% más rico.

En Brasil, el 1% más rico concentra el 28,3% de los ingresos totales del país (en Qatar, esta proporción es del 29%). Es decir, casi un tercio de los ingresos está en manos de los más ricos. Ya el 10% más rico de Brasil concentra el 41,9% de los ingresos totales. Cinco empresarios brasileños tienen los ingresos de la mitad más pobre de la población o 105 millones de personas.

En tercer lugar está Chile, con una concentración del 23.7% del ingreso total en manos del 1% más rico de la población. Entre otros vecinos de Brasil, en el "top 20" también se encuentra Colombia, con un 20,5%, países donde la población está en las calles gritando para sobrevivir.

La racionalidad trataría de entender cómo un país con una industria de base sólida, una red de fábricas diversificadas de $ 400 mil millones puede ser uno de los campeones en la concentración de ingresos junto con Qatar, un país que tiene los recursos y la actividad petrolera y una circulación de ingresos inferior.

Otro problema es que el país árabe tiene una de las cargas tributarias más bajas del planeta. Si los principales productos exportados son petróleo, petróleo refinado y polímeros de etileno, las importaciones más importantes son de aviones, automóviles, helicópteros y turbinas de gas. Menos impuestos que se puedan revertir para las políticas sociales, el uso de reservas para bienes finales de lujo explica el camino hacia la concentración de recursos.

Para Brasil, un análisis más detallado indicaría que esta más allá del acaso, lo que hay es una gestión decidida para concentrar los ingresos y llevar el valor laboral al mínimo. Después de todo, frente a una cadena industrial compleja, un sector de servicios desarrollado y una multitud de productos vendidos en todo el mundo, es contradictorio que los ingresos no se distribuyan al menos en el promedio mundial.

El gobierno brasileño ultraliberal ha realizado una reforma de la seguridad social que en la práctica condena a millones a no retirarse y a muchos otros a ingresos inferiores a la dignidad. La venta de compañías nacionales generalmente a los EE. UU., Israel o aquellas con el precio mínimo de compra ha sacado a las grandes empresas nacionales de producción y ha afectado la tecnología local.

La reforma laboral ha quitado los derechos y generado menos empleos, mayor informalidad, delincuencia y bancarrota corporativa. El perdón de las grandes deudas de capital ha puesto más responsabilidades de costos para el trabajador en las reformas fiscales, menos impuestos y políticas sociales, más pobreza y concentración de ingresos de primer nivel.

Una forma inducida de beneficiar a los ricos degradando el poder de los necesitados, una matemática macabra de subdesarrollo, sumisión y muerte. En los barrios más ricos de Brasil, es común ver cuerpos estirados en las calles, no mendigos, sino familias enteras llevadas a vivir en ellas, personas que perdieron sus casas, trabajos, salud e incapaces de educarse. Son las fórmulas de un gobierno cristiano fundamentalista que aopyó al golpe de estado en Bolivia, un paradigma que al rezar junto a una biblia justifica la violencia y la falta de respeto por los derechos humanos, ya sea contra las mujeres, los pobres, los afrodescendientes o los LGBT.

La historia se renueva, pero se repite. El año era 1920. Hitler funda una fiesta que habla de Dios, las armas, la familia, la cultura paramilitar y la caza de los comunistas. Años después mata a 11 millones de personas que hablan de estos ideales. En 2019 después de circular por siete partidos Jair Bolsonaro crea un nuevo partido con el número 38 (calibre del arma más conocido). Él habla de Dios, las armas, la familia, la cultura paramilitar y las cacerías a los comunistas.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.