El yuan y el liderazgo de China debilitan el dólar ayudando a Latinoamérica | Blog | teleSUR
24 febrero 2021
El yuan y el liderazgo de China debilitan el dólar ayudando a Latinoamérica

Es difícil abordar un tema más urgente en el ámbito de la política internacional que las disputas de los líderes mundiales, Estados Unidos y China, en este sentido, el punto actual es el ascenso chino en paralelo al estancamiento estadounidense. Esta inercia determina las nuevas construcciones políticas y puede generar un nuevo movimiento desde un nuevo liderazgo mundial ascendente; las premisas pueden estar en el desarrollo del PBI y una moneda, o variedades de monedas, que puedan regir los sistemas de pagos y cambios, representando el poder en nueva realidad.

El yuan y el liderazgo de China debilitan el dólar ayudando a Latinoamérica

En este contexto, se espera que China se convierta en la mayor economía del mundo en diez años, superando a Estados Unidos en PBI (producto interno bruto) utilizando el parámetro de economía en dólares. En el concepto de paridad de poder adquisitivo en monedas locales, los asiáticos han superado a los norteamericanos desde 2015. Esta medida se basa en lo que toda economía puede adquirir del total de su base monetaria frente a los precios locales.

El aspecto que puede servir de ejemplo es que miesmo incluso en una pandemia del nuevo coronavirus, la economía china creció un 2,3% en 2020 con respecto al año anterior, así lo anunció la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático. El cuarto trimestre del año fue aún más positivo, alcanzando el 6,5% respecto al mismo período del año pasado, medio punto por encima de las proyecciones.

El indicador también apunta a una aceleración de la actividad económica en el país, ya que, en el trimestre anterior, el crecimiento del PIB fue del 4,9% en la comparación anual.

El poder de recuperación chino ante la crisis, demuestra su competitividad frente a los estadounidenses. Un área que puede servir de ejemplo es la carrera por la internet 5G, donde los norteamericanos tuvieron que imponer sanciones y amenazar a las naciones para evitar una realidad: Huawei está más avanzado que todos los competidores, en una carrera que determina un mayor control sobre la economía y la defensa. Entre las 500 principales empresas de la revista Fortune en 2020, 124 son chinas, incluida Hong Kong, y 121 estadounidenses. En 1990 no había ninguno de China en la relación.

Este paradigma continúa en otros campos, como el transporte, la alta tecnología y la infraestructura. Esto se vuelve factible cuando Estados Unidos utiliza la fuerza militar para garantizar las ventajas de sus empresas. El complejo de obras logísticas llamada “Ruta de la Seda”, lanza la idea de una China cada vez más integrada e influyente en Asia y Europa. Es difícil pensar que el efecto no sea superar a Estados Unidos.

Entre 2011 y 2015, China produjo más cemento que EE. UU. En todo el siglo XX, en 15 años construyó más que todo el parque de viviendas en Europa, ya superó en un 50% la red de carreteras estadounidense y tiene una red ferroviaria de alta velocidad. mayor que todos los otros países juntos.

 Es interesante resaltar que los resultados en la economía provienen del rol del gobierno en invertir en vivienda e industria, generando demanda de consumo. El crecimiento de China es el resultado de un ajuste continuo del modelo de desarrollo, lo que genera tasas de crecimiento positivas con menos deuda.

Vale la pena recordar que el presidente Xi Jinping introdujo el término "circulación dual" el año pasado, lo que indica un impulso renovado para construir un mercado interno más fuerte para aislar a China de la amenaza del creciente proteccionismo global. Fue lo que el Partido Comunista de China llamó "reforma del lado de la demanda" con políticas destinadas a asignar una mayor proporción del ingreso nacional a las familias, una prioridad en el Plan Quinquenal que va de 2021 a 2025.

LA MONEDA COMO HERRAMIENTA DE LIDERAZGO MUNDIAL

Los estándares monetarios surgen de la aceptación generalizada de las reservas de valor del papel moneda para su uso en el intercambio de bienes y servicios, o simplemente de la acumulación de riqueza. Entre mediados del siglo XVIII y finales del XIX, las monedas se basaban en plata y otros billetes recolectados. La falta de insumos y la inestabilidad entre naciones llevaron a un nuevo ciclo que migró al patrón oro, ya sea desde Reino Unido o Estados Unidos.

Entre 1914 y 1945, con el período de las guerras mundiales y la crisis de 1929, las emisiones descontroladas de papel moneda y la inestabilidad entre naciones determinaron el abandono de este modelo. El año 1946 trajo el acuerdo de Bretton Woods, un sistema cercano al patrón oro. De hecho, la premisa era que se respetaría la paridad de U $ S 35 por 31.104 gramos de oro, garantizando el sistema.

En 1970, Francia fue la primera en cambiar sus reservas en dólares por oro, y dado el objetivo de otras naciones de seguir esta acción, Estados Unidos unilateralmente y sin previo aviso, declaró que no honraría el acuerdo de Bretton Woods, abandonando el en 15 de agosto de 1971.

En lo que respecta a nuestros días, China firma ahora sus futuros contratos de compra en yuanes, con opción de convertibilidad en oro. Su condición de líder en el comercio mundial, con grandes reservas de oro y la mayoría de los títulos de deuda estadounidenses, le da crédito para un acto de esta magnitud.

Actualmente, los chinos son los mayores compradores del planeta y este paradigma les permitirá adquirir cada vez más utilizando el yuan, y por tanto reduciendo la demanda de dólares al año. Muchos de sus socios ya intercambian  transacciones en monedas nacionales. La canasta de divisas de reserva ya se practica en los países del FMI y del G-20.

Como resultado, el mundo será testigo de un nuevo patrón monetario. En lo que a nuestra realidad se refiere, ya no se trata de depender de una moneda como refugio de valor, que ya presiona para perder representatividad como país líder.

En este proceso histórico, los desafíos económicos causados por la pandemia de coronavirus han aumentado la urgencia de que las empresas chinas adopten el uso de su moneda digital, dijo Guo Weimin, científico jefe del Banco de China. Este hecho acelera la llegada del podio a los asiáticos.

Aunque no existe un calendario oficial para el lanzamiento de la moneda digital soberana de China, el Banco Popular de China tiene la intención de lanzar el 'e-yuan', también conocido como pago electrónico en moneda digital (incluso con transferencia internacional), antes de que comiencen los Juegos. Juegos Olímpicos de Invierno: un evento programado para febrero de 2022 en Beijing.

En su explicación, Guo también informó a la prensa china que la principal ventaja del sistema e-yuan es su capacidad para rastrear el flujo de efectivo y facilitar el cumplimiento de las regulaciones financieras, que no existían en los sistemas de pago tradicionales y creaban enormes desafíos. para la economía real.

Podemos destacar que la pandemia ha creado problemas en torno al cobro de deudas y garantías por parte de empresas que luchan por sobrevivir. El problema mostró la necesidad de un sistema digital que proporcione un examen más detallado de los pagos, dijo el ejecutivo durante un panel de discusión en el Foro Financiero Asiático en Hong Kong.

Como ejemplo, las inversiones de riesgo en el mercado inmobiliario que no encajan en el plan original de un proyecto también podrían monitorearse con moneda digital. Lo que se aplicaría a cualquier sector económico y al gobierno, mayor control fiscal o percepción de una crisis inminente o especulación financiera.

CHINA y EE. UU. UNA DISPUTA EN AMÉRICA LATINA

La disputa entre Estados Unidos y China ya ha visitado Latinoamérica en otros episodios. Este choque tiene aspectos iguales y diferentes en su enfoque. Aunque los chinos consideran que Asia es su área de acción, su visión es más económica que política. Sin embargo, los estadounidenses tienen la opinión de que los latinoamericanos se encuentran en un territorio donde su ascendencia no es solo económica, sino política e incluso una cuestión de defensa.

La historia está llena de acción por parte de los EE.UU. para interferir en el centro-sur. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, el presidente guatemalteco Jacob Arbenz sufrió una invasión y un golpe de Estado mientras intentaba llevar a cabo una reforma agraria en tierras de interés de una empresa estadounidense, United Fruit Company.

Incluso en el gobierno ya instalado de Joe Biden, América Latina no será una prioridad. Trump ha causado tantos problemas internos a Estados Unidos -crisis económica, crisis de salud e instituciones democráticas- que la primera orientación de la administración Biden es hacia adentro, aunque por razones muy diferentes a las de su predecesor. Por un motivo importante, la prioridad internacional será la relación con Europa, ya que Trump llevó esta relación a una crisis, incluso con sus líderes.

China significa una oportunidad de asociación para el desarrollo del continente a través de su forma de negociación. No es solo la miopía de los estadounidenses en relación con los países latinos, sino la visión de asociación de los asiáticos, rechazando una neocolonización. Los recursos naturales del continente pueden recibir los recursos que permitan su mejora y aumento de Valor.

China alcanzó 3,21 billones de dólares de reservas de divisas en la primera semana de 2021, un capital que debe invertirse en proyectos en lugar de inflar el mercado interno. Ya es el principal socio comercial de Brasil y el segundo de Argentina. Mercados cautivos para los EE. UU. hace unos años.

Bolivia con grandes reservas de gas en un momento en el que el mundo apunta a la sustentabilidad del planeta, tiene una energía que suele ser valorada por ser más limpia que el petróleo. Los proyectos de infraestructura, la exploración de nuevos pozos y la distribución pueden contar con recursos financieros chinos. Las reservas de litio, ligadas a las tecnologías de transporte, información y comunicación, siguen la misma tendencia, debido a la necesidad de baterías de este insumo. En lugar de volúmenes de préstamos de alto interés, la asociación para desarrollar unidades de fabricación que formaria una cadena de producción, con participación en los beneficios.

Argentina, que logró iniciar su capitalización en el siglo XIX cuando alimentaba a la masa de trabajadores ingleses generada por la revolución industrial, aún necesita superar su condición agroexportadora y modernizar su industria haciéndola más competitiva. El problema cambial  argentino se centra en la relación  entre los productos exportados e importados, ancla del déficit de los productos agrícolas frente a los manufacturados.

El aumento del yuan en el uso de la balanza comercial puede ayudar mucho a los países de la región. El financiamiento, los productos manufacturados, las máquinas se pueden pagar en la misma moneda que compras los productos latinos, o en monedas nacionales. Este sistema reduce la necesidad del dólar, un problema crónico en Argentina que sufre cuellos de botella e impagos financieros en su historia.

 Otro aspecto que sirve mucho al continente es la implementación similar al e-yuan. Aunque sin fecha, apunta a un modelo de transacciones internacionales y nacionales con mayor seguridad fiscal. Es una práctica común entre los latinoamericanos ricos, enviar sus reservas a paraísos fiscales, evitando el pago de impuestos. Este paradigma, además de hacer inviable al Estado en sus ingresos, reduce la capacidad de la nación para pagar sus compromisos en el exterior, ya que sus contribuyentes tienen valores ocultos en los países del norte.

La justificación de nuevas alianzas se registra en la historia. La superación del imperio romano, el modelo de la Edad Media, el descubrimiento de las colonias, el imperio mercantil inglés, permitieron períodos de auge. Aunque todavía no se puede decir que este proceso esté completo, las grandes reservas de divisas de China podrían traer una nueva ola de desarrollo a otras naciones. La crisis estadounidense y la forma en que observa el mundo está muy saturada. La parte de América que es latina, si tiene capacidad de negociación, puede cosechar estos frutos, ya que durante mucho tiempo ha sido tratada solo como un engranaje del neocolonialismo, que paga intereses a los norteños y les vende productos agrícolas.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).
Más artículos de este bloguero




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.