Juliano Medeiros, historiador y politólogo, preside el PSOL, el partido de izquierda que más creció en Brasil | Blog | teleSUR
29 abril 2020
Juliano Medeiros, historiador y politólogo, preside el PSOL, el partido de izquierda que más creció en Brasil

Juliano Medeiros Psol: Presidente, ¿qué tan grande es el peligro que Brasil representa para el mundo con un presidente que contradice la ciencia y la OMS?

Juliano Medeiros, historiador y politólogo, preside el PSOL, el partido de izquierda que más creció en Brasil

De hecho, no creo que Brasil represente un peligro. Quien podría representar, debido a la postura irresponsable que ha tenido ante la pandemia de coronavirus, es Jair Bolsonaro y su gobierno. Pero, afortunadamente, el mundo ya se ha dado cuenta de que Bolsonaro, Trump y otros líderes que coquetean con una postura de "negacionismo" hacia la gravedad de la crisis actual, no son más que demagogos irresponsables que prefieren jugar con la vida de las personas. Por lo tanto, Bolsonaro es un peligro para la salud de los brasileños, que ya es bastante grave. Su obsesión con una droga cuya eficacia no ha sido probada, los conflictos con el Ministerio de Salud de su propio gobierno, que culminaron con el despido del ministro Luiz Henrique Mandetta y el cuestionamiento permanente de las medidas de aislamiento social ponen la vida de millones de personas en peligro. Es por eso que el PSOL pidió que la Organización Mundial de la Salud tomara una posición a la actitud del gobierno brasileño. También hemos presentado una denuncia penal contra Bolsonaro en el Tribunal Federal Supremo por violar las determinaciones de las autoridades sanitarias. Pero, desafortunadamente, hasta ahora, ninguna de estas instituciones se ha pronunciado.

¿Usted cree qué el consenso debería crearse ante la crisis, que además de ser sanitario es social y económico?

La prioridad número uno es proteger vidas. Para esto, además de garantizar un aumento inmediato de las inversiones en la red de salud pública, es necesario garantizar una red de protección social para los más pobres y económicamente vulnerables. La medida más eficiente para combatir la pandemia, hasta ahora, es el aislamiento social. Puede prevenir el colapso del sistema de salud. Pero para eso, el aislamiento debe ser un derecho de todos y no un privilegio de aquellos que pueden quedarse en casa. Para eso, es necesario asegurar condiciones económicas para esto. Bolsonaro y su ministro de economía presentaron una propuesta obscena de R $ 200 (35 dólares) reales mensuales para los trabajadores informales  en el trascurrir de la pandemia. La oposición defendió un salario mínimo (equivalente a U $ 183 por mes). Al final, se logró un consenso importante en torno a una propuesta que va desde R $ 600.00 (U $105) a R $ 1200.00 (U $210) por familia. El gobierno, al darse cuenta de que perdería la disputa, por el valor del auxilio, en el Congreso Nacional, se adhirió a esta propuesta de manera oportunista. Pero fue un consenso importante que construimos. Hay otros posibles. Todo depende de los partidos de centro-derecha, que en momentos decisivos no resisten la tentación de retirar los derechos de los trabajadores, a través de reformas económicas neoliberales, como sucedió la semana pasada con la aprobación de una categoría excepcional de contratación de jóvenes sin derechos fundamentales garantizados a otros trabajadores.

Eres presidente de PSOL, el partido que más creció en el campo progresista en Brasil. ¿Cuáles son las principales banderas de este partido, que tenía entre sus militantes a la concejala asesinada, Marielle Franco? ¿Cuál es la propuesta principal en una visión internacional?

Somos un partido que está vinculado, a nivel internacional, con una serie de nuevas organizaciones de izquierda que han recuperado la centralidad de la lucha anticapitalista. Si bien toda una generación de partidos populares y democráticos redujo su horizonte estratégico a la perspectiva de ser un gobierno, creemos que la izquierda debe ir más allá. El mundo necesita una nueva izquierda, que vuelva a criticar radicalmente los límites de la globalización neoliberal y su forma de organizar los asuntos públicos, la democracia liberal. Para esto, necesitamos un proyecto alternativo, profundamente radical en la lucha contra las desigualdades económicas y sociales, que coloque el desarrollo, el respeto por el medio ambiente, los derechos humanos y las minorías en el mismo nivel. Estas fueron las banderas de Marielle: una mujer negra, de la favela, activista LGBT y socialista. Porque para el PSOL, la lucha por el socialismo no puede separarse de la lucha por la libertad, como ha sucedido en el pasado en otras partes del mundo.

En América Latina tenemos una lucha particular, que implica, en primer lugar, derrotar los intereses del imperialismo en la región. Es por eso que rechazamos las intervenciones externas en Venezuela, Bolivia y Ecuador. Denunciamos golpes parlamentarios en Brasil, Paraguay y Honduras. Pero no dejamos de señalar los límites del "progresismo". Necesitamos ir más allá, para que los gobiernos populares no sean víctimas de la presión del imperialismo. ¿De qué sirve respetar las reglas del juego liberal-democrático si, en tiempos de crisis, nuestros oponentes no lo hacen? Es por eso que defendemos en América Latina la construcción de una nueva izquierda, basada en la movilización popular para llevar a cabo un proyecto de ruptura definitiva con los intereses del imperialismo.

¿Cuál es la breve lectura que el historiador y político Juliano Medeiros hace del contexto actual de América Latina?

Además de ser historiador, ahora también soy un politólogo, ¡así que puedo hablar sobre el pasado y el presente [risas]! Creo que América Latina se sintió atrasada en el proceso de reestructuración neoliberal que comenzó después de la crisis de 2008. En países donde las reformas económicas y sociales fueron más avanzadas, como Bolivia y Venezuela, los proyectos populares se han extendido con el tiempo. En aquellos países donde predominaba el "reformismo débil" (para usar el concepto del profesor André Singer), el proceso de restauración neoliberal fue mucho más rápido, con el uso de golpes parlamentarios (Brasil y Paraguay) o aprovechando el desgaste del progresismo (Chile, Uruguay, Ecuador e incluso Argentina, cuando Maurício Macri ganó). Creo que eso nos deja una lección: las élites en América Latina no juegan en servicio. Creo que se ha abierto un nuevo ciclo de lucha social en la última década, pero en pocos lugares este ciclo ha dado lugar a nuevos gobiernos populares. Esto puede suceder a corto plazo, pero depende, sobre todo, de la capacidad de los movimientos sociales para conectarse con el profundo malestar generado por las políticas neoliberales y el fracaso de la democracia liberal. Hasta ahora, en el mundo, la extrema derecha se ha aprovechado de este fenómeno. Es por eso que también necesitamos, en América Latina, una izquierda que no tenga miedo de defender sus banderas y enfrentar el establishment.

¿Cuál es la principal utopía que esperas lograr?

Soy socialista. No creo que la misión de un socialista sea simplemente administrar el sistema y "humanizarlo". Esa fue la promesa de la socialdemocracia durante el siglo XX. Hasta cierto punto, estas promesas se han cumplido en los países del capitalismo central, especialmente en Europa. Pero aquí, debajo del Ecuador, con las élites forjadas en la esclavitud colonial, en la presa y la subordinación al imperialismo, la conversación es diferente. Aquí los límites del reformismo son mucho más llamativos. Así que creo que mi utopía es tener, en América Latina, un proceso de transformación que nos pueda llevar a una especie de socialismo criollo como lo soñó Mariátegui. Con eso podremos llegar a la tan esperada Patria Grande idealizada por los libertadores de América.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.