• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En Guerrero han descubierto 50 partes de cuerpos en fosas clandestinas

En Guerrero han descubierto 50 partes de cuerpos en fosas clandestinas | Foto: El Universal

Publicado 27 noviembre 2014





Tras lo ocurrido en Ayotzinapa, familiares denuncian que hay cerca de 200 personas de quienes se desconoce su paradero, desde hace dos años. Exigen respuestas del Estado.

La crisis desatada en México por la desaparición de 43 estudiantes normalistas, ha sido la plataforma para que se destape la realidad que se vive en el estado de Guerrero. Familiares denuncian que hay cerca de 200 personas de quienes se desconoce su paradero, desde hace dos años.

La lucha de familias como la de Mayra Vergara —quien desde hace dos años y medio busca a su hermano Tomás, secuestrado y desaparecido el 5 de julio de 2012 en Huitzuco, al norte de Guerrero— fue uno de los casos que salió a la luz pública en los últimos días.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado, en la zona norte se ha encontrado el mayor número de fosas clandestinas en Guerrero. Tan solo este año se han hallado más de 50 partes de cuerpos enterrados en estado de putrefacción, ropas con sangre, cabellos y huesos.

Según testimonios recavados por el Universal, en México, al igual que Mayra, Modesto Villalba Marcial acudió a la iglesia de San Gerardo Mayela, templo de Iguala , donde familiares de desaparecidos se realizaran las pruebas de ADN. No sabe qué fue de su hijo, un muchacho fuerte, con las pestañas y los ojos grandes. Solo sabe que se salió a trabajar  y desde esa fecha tiene a su familia sumida en la más profunda tristeza.

El dolor de esas familias toca también a Leonor Tapia y Antonio Tapia, maestros jubilados, quienes vinieron desde Chiautla, Puebla, lugar que colinda con Morelos, Estado de México y Guerrero, lugares controlados por el crimen. Su hijo Marco iba con otros colegas sobre la carretera a Huehuetlán, donde trabajaba, cuando cinco sujetos armados lo bajaron de su vehículo y lo secuestraron; les pidieron 3 millones de pesos, que no consiguieron; desde entonces lo añoran.

“Cada que veo reportajes de los 43 desaparecidos me pongo a llorar, porque ese dolor inmenso, solo uno lo conoce”, dijo Leonor. Los maestros no tienen muchas esperanzas de que Marco esté con vida, pues el 14 de marzo de 2013 se cumplen dos años de no saber de él.

Con mucho miedo, con poco dinero y con la esperanza de saber dónde está, caminan junto a las otras familias que quieren ver aunque sea “un hueso” de sus parientes.

Mayra encaró el martes a Joaquín Torres, director de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, de la PGR, y le pidió que se dejaran de burlas.

El funcionario acudió con un equipo de agentes para buscar en las fosas clandestinas que encontraron los familiares e integró una averiguación previa, publicó El Universal.

Van dos meses desde la desaparición de los 43 estudiantes. Este hecho ha generado el rechazo de personas en el mundo entero. En México, los familiares de las víctimas le pidieron al presidente Enrique Peña Nieto que renunciara a su cargo. Lo único que se conoce desde la parte oficial es que el mandatario realizaría anuncios importantes en cuanto al caso de Iguala. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.