• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La COB  hizo una propuesta al Gobierno de facto sobre la reactivación de los sectores productivo, económico, social y agropecuario que hasta el momento no ha sido atendida.

La COB hizo una propuesta al Gobierno de facto sobre la reactivación de los sectores productivo, económico, social y agropecuario que hasta el momento no ha sido atendida. | Foto: @CentralObreraBO

Publicado 8 mayo 2020


Blogs



La organización ha llamado a los trabajadores a fortalecer sus organizaciones sindicales para luchar por estabilidad laboral y contra una posible rebaja de salarios tras el fin de restricciones drásticas por la Covi-19. 

La Central Obrera Boliviana (COB), ha manifestado preocupación por la nueva etapa que deben afrontar los trabajadores, tras el primer periodo de restricciones drásticas con suspensión de todas las actividades que ha provocado la pandemia del coronavirus en el país suramericano.

LEA TAMBIÉN: 

Lula: "Bolsonaro es tan malo para Brasil como el coronavirus"

El secretario ejecutivo de la organización, Juan Carlos Huachi, ha augurado malos tiempos para la clase trabajadora de Bolivia por lo que ha pedido al Gobierno de facto políticas claras para cuidar la estabilidad laboral y un plan “postcoronavirus”.

La COB presentó al Ejecutivo de la nación la propuesta de un incremento salarial del 10 por ciento al haber básico y del 15 por ciento al salario mínimo, ante la cual no han tenido respuesta por lo que no renunciarán a la demanda.

El dirigente obrero ha llamado a los trabajadores a fortalecer sus organizaciones sindicales para luchar por estabilidad laboral y contra una posible rebaja de salarios.  

 “…Somos conscientes de la coyuntura por la que atraviesa el país y el mundo por la pandemia, pero advertimos que por la falta de atención a nuestras demandas de parte de este gobierno transitorio no vamos a renunciar a nuestro derecho de un incremento salarial”, declaró Huachi a un medio de prensa local.

La COB igualmente hizo una propuesta al Gobierno de facto de Jeanine Áñez relacionada con la reactivación de los sectores productivo, económico, social y agropecuario que hasta el momento no ha sido atendida.

Asimismo, la organización ha manifestado preocupación por un fantasma aun mayor que podría afectar a los trabajadores bolivianos: la deuda interna y externa de más de 2.600 millones que ha contraído el Gobierno de facto para enfrentar la pandemia.

Entre los créditos externos de dichas deudas se incluyen el Banco Mundial y e el Fondo Monetario Internacional, organismos que tienen tradición de acompañar el pago de sus créditos con imposiciones de muy alto costo social.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.