• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Evo Morales anunció que el mundo repudia de manera directa este golpe de Estado y lamenta la inestabilidad política que sufre Bolivia por las acciones de la derecha.

Evo Morales anunció que el mundo repudia de manera directa este golpe de Estado y lamenta la inestabilidad política que sufre Bolivia por las acciones de la derecha. | Foto: Reuters

Publicado 11 noviembre 2019





Evo Morales ratificó que la oposición golpista es la responsable de la atmósfera violenta y la inestabilidad política que sufre Bolivia tras el golpe de Estado que ejecutaron en su contra. 

El presidente boliviano Evo Morales, quien renunció al cargo para restablecer la paz en ese país, denunció este lunes que la oposición golpista, encabezada por Carlos Mesa, candidato presidencial perdedor de Comunidad Ciudadana, y al jefe del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, pretenden culpar a su Gobierno de la violencia y el caos que impera en la nación. 

LEA TAMBIÉN: 

Líderes mundiales condenan golpe de Estado en Bolivia 

"Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo", exigió Morales en su cuenta de Twitter.

El líder boliviano anunció este domingo su renuncia a la Presidencia de Bolivia, como un paso para pacificar el país frente a las agresiones racistas y discriminatorias cometidas por grupos de oposición contra el pueblo y militantes afines a su gestión. 

"Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas", denunció de manera categórica Morales.

Por otra parte, manifestó que el pueblo repudia de manera categórica el golpe de Estado del que ha sido víctima y destacó que el mundo está siendo testigo de las acciones golpistas de estos dirigentes opositores, que se negaron a reconocer los resultados de las elecciones del pasado 20 de octubre. 

Tras la celebración de elecciones generales en Bolivia el pasado domingo 20 de octubre, la oposición de esa nación gestó una campaña de difamación y descrédito del proceso. 

Mesa y Camacho denunciaron un supuesto fraude, sin embargo, no presentaron pruebas. Ante la violencia promovida con este pretexto, Morales convocó a la celebración de una auditoría de votos encabezada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que sin terminar el trabajo emitió un informe preliminar en el que recomendó celebrar nuevas elecciones para pacificar la nación. 

Ante esto, Morales convocó a una nueva jornada democrática, pero la oposición política se negó nuevamente y mantuvieron las acciones violentas presionando a la renuncia de varios funcionarios del Gobierno. 

Más tarde, las Fuerzas Armadas, la Policía y la Defensoría del pueblo "sugirieron" al mandatario renunciar a su cargo. 

"Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho, dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (...) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia", indicó Morales, acompañado de su vicepresidente Álvaro García Linera, quien también dejó el cargo. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.