• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Un grupo de manifestantes se concentró cerca de la sede de esa asamblea en Brasilia para volver a protestar contra la PEC.

Un grupo de manifestantes se concentró cerca de la sede de esa asamblea en Brasilia para volver a protestar contra la PEC. | Foto: El Universo

Publicado 7 agosto 2019


Blogs



Luego de un debate de cinco horas el plenario de Diputados sancionó la modificación del régimen de retiro.

A pesar de las múltiples protestas que suceden desde principios de año, el pleno de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó este miércoles en segunda instancia el marco legal de la controvertida reforma de las jubilaciones y pensiones propuesta por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

LEA TAMBIÉN:
STF de Brasil suspende traslado de Lula a cárcel en Sao Paulo

La cuestionada Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC), que cambiará las reglas de la jubilación en Brasil, pretende incentivar a los brasileños al régimen de capitalización, en el que la jubilación dependerá de lo que cada trabajador haya podido ahorrar a lo largo de su vida laboral.

Luego de un debate de cinco horas el plenario de Diputados sancionó la modificación del régimen de retiro con 370 votos a favor, 124 en contra y una abstención.  Ahora, el texto será enviado al Senado para su aprobación definitiva.

Los representantes de la oposición en la Cámara tienen derecho a presentar nueve puntos culminantes llamados de supresión, es decir, eliminar extractos del PEC ya aprobados en la primera ronda.

Como se trata de un cambio en la Constitución, el texto base de la impopular iniciativa necesita un voto favorable de al menos 308 miembros, lo que equivale al 60 por ciento del total de 513 diputados.

Mientras se debatía en la Cámara, un grupo de manifestantes se concentró, con pancartas y banderas de diferentes partidos y movimientos sociales, cerca de la sede de esa asamblea en Brasilia para volver a protestar contra la PEC, cuyo texto será remitido al Senado para su discusión y aprobación final.

Entre los cambios propuestos está el incremento progresivo de las alícuotas para las jubilaciones, el aumento de 30 a 35 años del tiempo necesario para entrar en la reserva del Ejército y una tasación del 10,5 por ciento en las pensiones recibidas por los familiares de los militares.

No obstante, el documento también prevé una reestructuración de la carrera militar que generará gastos por valor de 86.850 millones de reales (23.100 millones de dólares).

Uno de los puntos más debatidos es el de la propuesta general presentada en febrero es establecer una edad mínima para acceder a la jubilación de 62 años para las mujeres y de 65 años para los hombres.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.