• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En 2019 la deforestación en la Amazonía brasileña podría llegar a los 10.000 kilómetros cuadrados por primera vez desde 2008.

En 2019 la deforestación en la Amazonía brasileña podría llegar a los 10.000 kilómetros cuadrados por primera vez desde 2008. | Foto: @tv4guanajuato

Publicado 8 septiembre 2019

Los especialistas responsabilizan a los madereros, ganaderos y mineros que con el apoyo de Bolsonaro se apropian de reservas indígenas y áreas protegidas.

Entre enero y agosto la deforestación en la Amazonía brasileña creció un 91 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, alcanzando 6.404,4 kilómetros cuadrados, por encima de los 3.336,7 kilómetros cuadrados de 2018, de acuerdo con datos oficiales del sistema DETER de alertas satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

LEA TAMBIÉN:

¿Qué acciones ha tomado Bolsonaro contra soberanía de Brasil?

Solo en agosto pasado se perdieron 1.700,8 kilómetros cuadrados de bosque, multiplicando por 3 la cifra de ese mismo periodo del año pasado, y, según los expertos, en 2019 la cifra podría llegar a los 10.000 kilómetros cuadrados, por primera vez desde 2008.

En medio de la polémica internacional que se ha desatado tras los nefastos incendios en la región amazónica, el DETER divulgó que en los últimos cuatro meses se dispararon los niveles de deforestación de los últimos años, llegando a cifras alarmantes: 738,2 km2 en mayo (+34,1%), 936,3 km2 en junio (+91,7%) y 2.255,4 km2 en julio (+278%) y ahora 1.700,8 km2 en agosto (+91,90%).

 

Como responsables de la alarmante situación, los especialistas apuntan en dirección a los madereros y ganaderos que, alentados por el mandatario brasileño Jair Bolsonaro, se apropian de reservas indígenas y áreas protegidas para destinar a dichas actividades, así como a la minería.

En ese sentido, los incendios de julio y agosto solo fueron detonador de la polémica, pues desde enero hasta el sábado 7 de septiembre, las quemas se multiplicaron en la zona llegando a registrarse 97.972 focos de incendio en Brasil -53 por ciento por encima de igual periodo de 2018-.

De acuerdo con la directora de Ciencia del instituto de Investigaciones Ambientales de la Amazonía (IPAM), Ane Alencar, normalmente en la región amazónica debería haber más focos en septiembre, porque "el pico de la deforestación se da en julio y el de los incendios en septiembre".

Según explicó la experta, los incendios sirven para reducir los árboles talados una vez que se hayan secado, ciclo que se prolonga hasta el fin de la estación seca, en noviembre.

La multiplicación de incendios en la región amazónica ha ocasionado una grave crisis política para el ya polémico presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y estimulado los cuestionamientos de la comunidad internacional a sus políticas ambientales, poniendo en duda su capacidad de garantizar la preservación de una zona esencial para el equilibrio del clima en el planeta.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.