• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La reducción de exportaciones y el incremento de importaciones desnivelaron la balanza comercial, en perjuicio de los resultados económicos del país.

La reducción de exportaciones y el incremento de importaciones desnivelaron la balanza comercial, en perjuicio de los resultados económicos del país. | Foto: EFE

Publicado 18 junio 2020


Blogs



La contracción experimentada en el primer trimestre está asociada, parcialmente, a la pandemia de la Covid-19.

El Banco Central del Uruguay (BCU) presentó un informe según el cual, en el primer trimestre del actual año, el Producto Interno Bruto (PIB) sufrió una caída de 1,4 por ciento con relación al año anterior, y de 1,6 por ciento en cuanto al trimestre precedente.

LEA TAMBIÉN:

Gobierno de Uruguay solicita regreso de la DEA estadounidense

El reporte expresa que, “en estos resultados incidieron las medidas para la contención del contagio de la Covid-19 a partir de marzo, las que impactaron en forma significativa en algunas actividades de servicios”.

El ente financiero destacó también que “las exportaciones se contrajeron 5,8 por ciento respecto al primer trimestre de 2019, en tanto las importaciones crecieron a una tasa interanual de 9,2 por ciento que determinaron una evolución desfavorable del saldo de la balanza comercial”.

Añade el análisis que la recesión se profundizará en este segundo trimestre, debido a un mayor impacto de las medidas para contener el coronavirus, que supusieron una caída drástica de actividad en varios sectores del país.

Esta previsión se corrobora con el pronóstico ofrecido por la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, quien en entrevista para un medio de prensa internacional el pasado mes de mayo, opinó que el año reportaría para Uruguay una contracción económica de, al menos, el 3 por ciento.

Esta es la tercera ocasión en los últimos cinco años que la economía uruguaya entra en recesión, pero el retroceso no era tan severo desde la contracción del año 2003.

Los sectores más afectados han sido el comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles. En estos, hubo una “reducción de la demanda realizada tanto por los turistas como por los hogares residentes, principalmente por la caída en marzo, asociada a la crisis sanitaria”, explicó el BCU.

Construcción, industria, producción agropecuaria y servicios básicos, fueron otras actividades que retrocedieron en su desempeño, con relación a los períodos precedentes.

Solamente el transporte, almacenamiento y comunicaciones experimentaron algún crecimiento, también afectados por la pandemia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.