• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente Moise nombró una comisión para dialogar con la oposición.

El presidente Moise nombró una comisión para dialogar con la oposición. | Foto: Reuters

Publicado 16 octubre 2019

La Misión de Apoyo a la Justicia de Naciones Unidas en Haití "cierra la página del mantenimiento de la paz”, pero no concluye el apoyo de ONU a la nación caribeña.

Varios líderes opositores de Haití rechazaron este miércoles el nuevo llamado al diálogo hecho por el presidente Jovenel Moïse, a quien consideran carente de legitimidad para emprender cambios en el sistema, en el marco de cinco semanas consecutivas de protestas en Puerto Príncipe.

LEA TAMBIÉN:

Inicia quinta semana de protestas contra Jovenel Moïse en Haití

André Michel, portavoz del Sector Democrático y Popular, indicó que el discurso de Moïse no es creíble, y aseveró que el jefe de Estado "no tiene autoridad moral" para atacar a los guardianes del sistema de exclusión, "ya que su campaña electoral fue financiada por ellos".

El presidente haitiano sostuvo la víspera que sería irresponsable renunciar en medio de la agitación que vive el país, que ha entrado en su quinta semana de protestas diarias que han paralizado la economía y provocado el cierre de escuelas.

Moïse comentó que fue elegido constitucionalmente y que dejaría el poder sólo a través de un proceso legal, como elecciones.

En rueda de prensa tras haber pasado tres semanas sin hacer apariciones publicas,  Moïse afirmó que que está dispuesto a cualquier negociación que lleve a una resolución pacífica de la crisis y que la oposición debería aceptar conversaciones con su gobierno.

La sorpresiva presentación ante los medios se produjo cuando grupos empresariales, líderes religiosos y organizaciones defensoras de derechos humanos se sumaron al llamado para que renuncie a la Presidencia de Haití.

Minutos después de la intervención del mandatario haitiano, manifestantes indignados bloquearon varias carreteras en la capital, Puerto Príncipe, y en carreteras nacionales.

Las manifestaciones y la falta de combustible han contribuido a paralizar la totalidad de la actividad económica del país, así como las escuelas y el transporte público desde hace casi un mes.

Por su parte, el exsenador y secretario general del partido Pitit Dessalines, Moïse Jean Charles, calificó de 'irresponsable' el discurso del jefe de Estado, y recalcó que 'está jugando con fuego'.

El excandidato en la carrera presidencial, criticó la actuación del gobernante de invitar a los padres para hacer arreglos y retomar las actividades escolares, y anunció la intensificación de la movilización para forzar la renuncia del presidente.

El  empresario y médico Reginald Boulos ha dicho que “no hay manera de que el presidente recupere su credibilidad y  legitimidad”. 

Carl Murat Cantave, presidente del Senado, dijo  que la crisis  se está 'pudriendo' y que nadie del país confía en las instituciones públicas. El legislador exhortó a Moïse a iniciar un diálogo y a poner  “sobre la mesa” su cargo. 

“No es una persona, no es un régimen, no es un presidente, no es la oposición, no es la burguesía, somos nosotros quienes debemos hacerlo”, dijo el manifestante y empresario Pascéus Juvensky St. Fleur. 

El politólogo haitiano José Celicourt, en entrevista para teleSUR, explicó que "en Hatí está a punto de desatarse una guerra civil con la mirada cómplice de la comunidad internacional".

En medio del caos, el Consejo de Seguridad de la ONU finalizó ayer 15 años de operaciones de paz en Haití para dar paso a una simple misión política, lamentando la grave crisis.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.