• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, condenó las declaraciones.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, condenó las declaraciones. | Foto: EFE

Publicado 1 septiembre 2019



"Con ayuda de Dios, haremos valer la soberanía judía sobre el conjunto de las comunidades, a título de la tierra (bíblica) de Israel, y a título del Estado de Israel", declaró Netanyahu

En plena campaña electoral para componer un complicado panorama en el parlamento, donde el partido Likud no alcanzó la mayoría suficiente para formar gobierno, el primer ministro Benjamin Netanyahu insistió este domingo en imponer la soberanía israelí en los asentamientos judíos de Cisjordania.

LEA TAMBIÉN:

Represión israelí en Gaza deja 54 palestinos heridos

La promesa de extender la "soberanía judía" a todos los asentamientos en los territorios ocupados de Cisjordania, considerándolos "como parte del Estado de Israel", la realizó el primer ministro a 16 días de que se celebren las elecciones parlamentarias.

"Con ayuda de Dios, haremos valer la soberanía judía sobre el conjunto de las comunidades, a título de la tierra (bíblica) de Israel, y a título del Estado de Israel", declaró Netanyahu en un discurso en la colonia judía de Elkana, en Cisjordania ocupada.

"No habrá más desalojos, y con la ayuda de Dios, aplicaremos soberanía judía a todas las comunidades, como parte de la tierra de Israel y el Estado de Israel", dijo el mandatario.

En declaraciones en una ceremonia para inaugurar el curso escolar en el asentamiento de Elkana, Netanyahu dijo que “no habrá más desplazamientos” y que todas las poblaciones de ese tipo serán “parte del estado de Israel”.

El primer ministro en funciones no pudo formar un gobierno de coalición en mayo pasado, razón por lo cual se disolvió la Kneset (parlamento unicameral), apenas 50 días después de las elecciones, que se repetirán el próximo 17 de septiembre.

En la pasada jornada electoral de abril pasado ganó el Likud, el partido de Netanyahu,  con un ligero margen a la alianza centrista Azul y Blanco del exgeneral Benny Gantz, pero fue insuficiente para alcanzar los 65 curules de los 120 escaños.

En los pasados comicios de abril, Netanyahu buscaba garantizar su quinta investidura como jefe de gobierno en los últimos 10 años, con una alianza de partidos nacionalistas, de extrema derecha y ultrarreligiosos.

No obstante, una disputa con el líder de la organización Israel, Nuestra Casa, Avigdor Lieberman, quien dimitió como ministro de Defensa en protesta por la tregua establecida por el primer ministro con los islamistas de Hamás en Gaza, le restó hegemonía a la coalición conservadora.

Ahora Netanyahu corteja nuevamente al electorado de derecha y nacionalista para ganar su voto en los próximos comicios que podrían poner fin al largo mandato de Netanyahu al frente del Gobierno de Israel.

Netanyahu gobernó por primera vez en el periodo de 1996-1999 y cumplió un segundo periodo en 2009 al 2013 que se ha prolongado hasta la fecha para sumar cuatro.

"....Basta de impunidad: existe la responsabilidad internacional de imponer sanciones a Israel después de décadas de crímenes sistemáticos", escribió Saeb Erekat.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, condenó las declaraciones, pidió detener la impunidad y llamó a la comunidad internacional a "imponer sanciones contra Israel tras décadas de crímenes sistemáticos".

Según las encuestas recientes, Likud obtendría entre 38-41 por ciento de los votos, aunque los resultados apuntan a un empate técnico con la coalición Azul y Blanco (Kahol Laván), formada por los partidos Hosen L'Israel (centro), Yesh Atid (centro) y Télem (derecha) encabezada por Benny Gantz, quién fue jefe del Estado Mayor entre 2011 y 2015.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.