• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La demanda asciende a 1,4 millones de dólares y según Goudreau, “el equipo de Guaidó pidió 20 millones de dólares para un alzamiento callejero sincronizado”.

La demanda asciende a 1,4 millones de dólares y según Goudreau, “el equipo de Guaidó pidió 20 millones de dólares para un alzamiento callejero sincronizado”. | Foto: VTV

Publicado 31 octubre 2020 (Hace 15 horas 15 minutos)


Blogs



Goudreau es la persona que el diputado opositor y Juan Jośe Rendón contrataron para asesinar al presidente Maduro.

El embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, reveló este sábado una publicación del Miami Herald en la que se muestra que “el mercenario alquilado por Juan Guaidó para asesinar al presidente Nicolás Maduro”, Jordan Goudreau, “está demandando” ante la justicia de Estados Unidos (EE.UU) “a sus socios”, alegando “incumplimiento de contrato”.

LEA TAMBIÉN:

Venezuela se solidariza con Turquía y Grecia tras sismo de 6.9

El monto de la demanda asciende a 1,4 millones de dólares y según Goudreau, “el equipo de Guaidó pidió 20.000.000 de dólares para un alzamiento callejero sincronizado” con el magnicidio. “La guerra de bandas artificial que ocurrió en Caracas antes del ataque confirma esta versión”, acotó Moncada.

El representante venezolano precisa que “Goudreau aporta datos específicos de la participación de Juan Guaidó y su jefe, Leopoldo López, en la operación terrorista. También aporta sus contactos con funcionarios del Gobierno de Trump que impulsaron el proyecto”.

En su declaración, Goudreau afirmó que tuvo que recurrir a este recurso para salvar su vida, puesto que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de EE.UU. “lo investiga y allanó una casa donde esperaban encontrarlo y matarlo al presentar resistencia en una confrontación” que se conoce como muerte por policía.

Moncada destacó que el estadounidense está consciente de que “hay una campaña de propaganda para torcer la realidad y presentarlo como un agente del Gobierno venezolano que vendió a sus compañeros”, por lo que “ahora reacciona contando mucho más de lo que hasta ahora había callado pensando que iba a ser respaldado por su Gobierno”.

Goudreau ha puesto sobre la mesa los nombres del asistente del vicepresidente, Mike Pence, Andrew Horn, y del veterano de guerra, Jason Beardsley, como sus contactos con el Gobierno de Washington para contribuir al desarrollo del magnicidio.

De acuerdo con la publicación del rotativo estadounidense, “Andrew Horn prometió a Goudreau las licencias oficiales necesarias para comprar y exportar el armamento usado en la operación. El abogado Travis Lucas se encargó de las gestiones y cobró 30.000 dólares por su trabajo”, según demuestra Goudreau mediante las facturas de pago.

Otro de los contactos develados por Goudreau es el encargado de la seguridad del presidente, Donald Trump, Keith Schiller, quién a su vez “es dueño de la compañía KS Global Group” y mantiene relaciones contractuales con el Partido Republicano.

La demanda de Groudreau también empañó a Lester Toledo y Jorge Betancourt, quienes son identificados como los representantes de Leopoldo López para coordinar las acciones desde los EE.UU., mientras señaló que el financista de la operación fue el multimillonario heredero de la compañía fabricante de quesos Kraft, Roen Kraft.

Groudreau afirma que el empresario se puso en contacto con el vicepresidente, Mike Pence; este le comunicó que estaba muy interesado en la operación y de tener éxitos, “todas las puertas estarían abiertas”.

Sin embargo, el contrato, asesorado por el abogado Manuel Returetau, contenía un anexo que le permitiría a Guaidó exhonerarse de toda culpa en casa de un posible fracaso de la operación. “Esa es la única parte del contrato que Guaidó parece que si cumplió”, expresa Moncada.

Por último, el alto funcionario venezolano sentenció que las revelaciones de Groudreau son una “prueba de que la operación no era el delirio de un terrorista aislado”, puesto que “el Departamento de Defensa de EE.UU. compartió con venezolanos cómplices en el ataque el plan secreto Operation X Zone con el fin de fomentar insurgencias en Venezuela”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.