• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Comerciantes de las ciudades libanesas de Sidon y Tiro cerraron sus tiendas para participar en las manifestaciones.

Comerciantes de las ciudades libanesas de Sidon y Tiro cerraron sus tiendas para participar en las manifestaciones. | Foto: Agencia Nacional de Noticias del Líbano

Publicado 25 junio 2020



Blogs



Regiones del país como Nabatieh, Rashaya y Baabda, sufrieron cierre de caminos producto de las manifestaciones.

La Agencia Nacional de Noticias del Líbano (NNA) informó que este jueves se reanudaron las manifestaciones en todo el país, en protesta por las condiciones de vida de la nación y el consiguiente empobrecimiento causado por el alza del dólar frente a la libra libanesa.

LEA TAMBIÉN:

Gobierno libanés sospecha de influencia externa en protestas

Según reporta la NNA, comerciantes de las ciudades libanesas de Sidon y Tiro cerraron sus tiendas para participar en las manifestaciones, con carteles que reflejaban que 1.200 compañías se irán pronto a la bancarrota y que 5.000 familias sufrirán por el desempleo.

Regiones del país como Nabatieh, Rashaya, Jounieh y Baabda, sufrieron cierre de caminos y carreteras producto de las manifestaciones. Además, fueron bloqueadas también las calles cercanas al Palacio de Justicia en Beirut, en señal de rechazo por el arresto de otros manifestantes civiles, quienes exigían mejores condiciones de vida.

Refieren también la NNA que para frenar las manifestaciones, se produjo la intervención del ejército libanés, contra quienes arrojaron piedras.

El alza del dólar y el incremento de los precios de los artículos de primera necesidad, han provocado en el país asiático difíciles condiciones económicas en medio de la pandemia.

En los últimos seis meses, miles de libaneses perdieron sus trabajos, cientos de empresas han cerrado por falta de liquidez, y se ha registrado una depreciación de la libra libanesa que pasó de 1.500 por dólar el pasado verano, a casi 4.000 por dólar este último mes.

Las protestas, si bien han disminuido en tamaño, mantienen sus exigencias y son dirigidas contra el Gobierno, bancos e instituciones estatales, quienes, consideran, conducen al país hacia el colapso.

Ante esta situación, las autoridades libanesas han asegurado que pese a las protestas se mantendrán firmes a las funciones de mando, y han anunciado inyecciones de divisas en el mercado interno para estabilizar la inflación en el país.  

Por su parte, el presidente del Líbano, Michel Aoun, aseguró este jueves que todos los partidos y sectas son responsables en la preservación de la paz y advirtió que las crisis financieras económicas y monetarias del país solo podrán resolverse si “los partidos evitan aprovecharse” de las necesidades del pueblo para saldar cuentas políticas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.