• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En 2019 Groenlandia perdió 600.000 millones de toneladas de hielo, lo que provocó una subida en el nivel del mar de 2.2 milímetros.

En 2019 Groenlandia perdió 600.000 millones de toneladas de hielo, lo que provocó una subida en el nivel del mar de 2.2 milímetros. | Foto: Prensa Latina

Publicado 20 marzo 2020 (Hace 14 horas 9 minutos)


Blogs



Groenlandia y la Antártida pierden masa de hielo cada año como consecuencia del cambio climático, lo que podría tener efectos en el resto del planeta, de acuerdo con un estudio.

Científicos de la Universidad de California, en Estados Unidos, confirmaron el jueves que se ha incrementado el deshielo y, por consiguiente, la elevación del nivel del mar en Groenlandia, como consecuencia del cambio climático.

LEA TAMBIÉN: 

Falla eléctrica en Chile afecta al 19 % de la población

La aseveración parte de los resultados de un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, el cual llama la atención acerca de la situación, pues el deshielo ha sido superior a lo registrado anualmente en el período 2002-2019.

La científica Isabella Velicogna, autora principal de la investigación, subrayó al respecto  que “sabíamos que el verano pasado había sido particularmente cálido en Groenlandia, derritiendo cada rincón de la capa de hielo. Pero los números realmente son enormes”.

De acuerdo con los últimos datos recopilados, en el verano pasado Groenlandia tuvo una pérdida de 600.000 millones de toneladas de hielo, lo que provocó una subida en el nivel del mar de 2.2 milímetros en tan solo dos meses.

 

Ante ese panorama, los científicos manifiestan preocupación y alertan sobre los posibles efectos, los cuales se convierten en una amenaza que podría repercutir en el resto del planeta.

La publicación referida, además, señala que la Antártida pierde masa cada año, siendo el mar de Amundsen como la península Antártica, en la parte occidental del continente helado, las zonas más afectadas por el deshielo.

El estudio fue dirigido por científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos y la Universidad de California.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.