• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Xi Jinping admitió que ha habido deficiencias en la respuesta del gigante asiático hacia esta catástrofe sanitaria, y enfatizó en la necesidad de aprender de ellas.

Xi Jinping admitió que ha habido deficiencias en la respuesta del gigante asiático hacia esta catástrofe sanitaria, y enfatizó en la necesidad de aprender de ellas. | Foto: Prensa Latina

Publicado 23 febrero 2020





En una aparición en la televisora estatal china CCTV, el presidente chino Xi Jinping aseguró que nuevo COVID-19 ha sido la epidemia de más amplio rango de infección y más difícil de prevenir y controlar".

El presidente de China Xi Jinping reconoció este domingo que el brote del nuevo coronavirus, detectado en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei a finales del pasado año, es la mayor emergencia sanitaria que haya vivido la nación asiática desde la fundación del comunismo en China en 1949.

LEA TAMBIÉN:

Corea del Sur decreta máxima alerta ante crisis por coronavirus

Según el mandatario, el COVID-19, como se ha denominado este nuevo brote, tiene “la transición más rápida, el más amplio rango de infección y ha sido la más difícil de prevenir y controlar".

De igual forma, en una reunión oficial para coordinar la lucha contra el virus, el jefe de Estado admitió que ha habido deficiencias en la respuesta del gigante asiático hacia esta catástrofe sanitaria, y enfatizó en la necesidad de aprender de ellas.

Dijo también que esta situación “es una crisis para nosotros y una gran prueba", y añadió que "la epidemia inevitablemente tendrá un gran impacto en la economía y en la sociedad", aunque aseguró que los efectos serán "a corto plazo" y “controlables”.

En su intervención también insistió en la necesidad de controlar de forma estricta los puntos centrales de la enfermedad, Hubei y Wuhan, así como las comunidades rural y urbana aledañas, y hacer “todo lo posible para prevenir y controlar la epidemia en Pekín".

Al mismo tiempo, Jinping destacó las medidas que toma el gobierno respecto a la prevención, investigación, cooperación internacional, divulgación de información sobre el virus e, incluso, mantenimiento de la "estabilidad social", pues se han implementado una serie de sanciones a los actos delictivos que "interrumpen el servicio médico" y el "orden social".

En cuanto a su propagación fuera de las fronteras chinas, la epidemia se ha difundido en casi una treintena de naciones, y en algunas como Corea del Sur se ha activado la alerta máxima, mientras en Italia se han establecido medidas de cuarentena.

No obstante, durante las últimas jornadas se ha apreciado una disminución de los nuevos contagios fuera de Hubei, aunque en la capital de esta provincia y foco de la infección, Wuhan, la situación sigue siendo muy grave.


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.