• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
A la indignación popular, el régimen respondió con una masacre
Publicado 11 septiembre 2020


Blogs



La Policía colombiana recoge lo peor de la historia de las Fuerzas Armadas al servicio de las oscuras élites godas de la época de La Violencia.

La reciente ola de actuaciones criminales de la Policía contra el pueblo colombiano retrata la descomposición del régimen corrompido en el poder.
 
El asesinato del abogado Javier Ordóñez, en la madrugada del miércoles 9 de septiembre, y la brutal represión contra la protesta ciudadana que repudiaba el crimen, así lo demuestran.
 
En la represión, la Policía masacró a siete jóvenes en Bogotá y a tres en la vecina Soacha, y dejó centenares de heridos y detenidos.
 
El oleaje represivo se trasladó a Cali, Popayán, Medellín y muchas otras ciudades en las que este jueves 10 de septiembre miles de jóvenes y trabajadores salieron a las calles. Allí, más heridos, más detenidos.
 
La Policía se dedicó a actuar como una fuerza del miedo en los barrios populares de Bogotá, acrecentando el odio que su brutalidad ha sembrado, desde mucho tiempo atrás, en la población.
 
La ira es sólo la reacción de la gente sometida durante años por la violencia de una Policía formada a imagen y semejanza de las policías de sus amos de la Casa Blanca.
 
El modo cómo fue torturado y asesinado Javier Ordóñez es fiel copia de la forma infame como gendarmes gringos mataron a George Floyd hace poco.
 
La Policía colombiana recoge lo peor de la historia de las Fuerzas Armadas al servicio de las oscuras élites godas de la época de La Violencia, encargadas de sembrar el terror arropadas de chulavita y pájaros.
 
Su escuela es anacrónica, inmersa aún en doctrinas de la Guerra Fría y del enemigo interno (la ciudadanía, a la que se supone, debería proteger).
 
Como fuerzas de ocupación
 
La gente en los barrios percibe y padece a la Policía, y también al Ejército, como fuerzas de ocupación, pletóricas de arbitrariedad y violación de elementales derechos ciudadanos.
 
Así que los llamados plagados de cinismo hechos por Iván Duque y su ministro de guerra, en el sentido de respaldar a la Policía, sin mencionar la matanza, lo único que ha generado es repudio.
 
En realidad, la Policía colombiana, así como el Ejército, son una cueva de impunidad: esa es la cortina de fondo de sus crímenes.
 
¿Por qué? Sencillamente porque ella, y él, hacen parte del aparato coercitivo del Estado bicéfalo colombiano, burgués-terrateniente, obedece y protege sus intereses de clase.
 
Así de sencillo. Por eso, sus integrantes humillan y torturan a la población: actúan como fuerza de ocupación, como les ha enseñado la escuela gringa.
 
Hay una sistematicidad en su comportamiento. No se trata de “manzanas podridas” ni de “casos aislados”. Se trata de políticas de Estado.
 
Los manuales del Pentágono los han amaestrado en actuar con desprecio por los derechos de los ciudadanos, en defensa del sistema capitalista y de sus diferentes formas de gobierno o regímenes de turno.
 
Todo está orientado a conservar y proteger el establecimiento, el statu quo, la base o estructura económica: el poder de la oligarquía colombiana.
 
Por eso, esa Policía no atiende a la población, la maltrata hasta el asesinato, como ha quedado demostrado, en miles y miles de denuncias y documentos.
 
Y para ello cuenta con la complicidad, el silencio y la manipulación de los medios de comunicación de las élites, que también hacen parte, como el aparato represivo y el aparato judicial, de la superestructura ideológica del Estado.
 
Teléfonos contra crimen y mordaza
 
Solo que ahora la gente cuenta con un adminículo que ayuda a enfrentar las mentiras oficial y mediática: el teléfono móvil.
 
El celular se ha convertido en una importante herramienta para documentar y dejar constancias irrefutables de los abusos y de los crímenes.
 
La persistencia de la arbitrariedad tiene agotada a la gente que, aún a riesgo de su propia vida, resiste y reta a los represores con su medio electrónico en la mano.
 
A él le teme ahora esa fuerza de ocupación policial, pues el celular se ha constituido en el gran aliado de los reprimidos ante el silencio cobarde de los medios del sistema.
 
Es muy probable que sin esa herramienta en manos de un hombre valiente que grabó todo el episodio de la tortura a la que fue sometido Javier Ordóñez, este crimen hubiera pasado inadvertido.
 
Igual ocurrió con el caso de George Floyd en Minneapolis. Y de ahí la ira del ministro de guerra de Colombia, quien, muy al estilo uribista, ya anunció espionaje y persecución contra quienes usan las redes para la denuncia.
 
La vieja respuesta de echarle la culpa al mensajero. Un paso más del régimen hacia el fascismo, del que el gobierno Duque y sus funcionarios vienen dando tantas muestras.
 
Al deterioro de las condiciones de vida de la población, sumida en el desempleo acrecentado por el pésimo manejo de la pandemia por parte del gobierno, se suma ahora la espada de la violencia oficial.
 
Pero esa espada seguramente no pondrá detener la protesta social, que se avecina a casi un año de la histórica jornada del 21 de noviembre de 2019 y llevará a las calles a la gente, así tenga que desafiar el terrorismo de Estado.

El siguiente artículo fue publicado originalmente en http://luisalfonsomenas.blogspot.com/2020/09/la-policia-colombiana-imagen-y.html


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.