• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La federación de sindicatos también se alineó con las dictaduras represivas de derecha que apoyaban los esfuerzos de política exterior anticomunista de los Estados Unidos.

La federación de sindicatos también se alineó con las dictaduras represivas de derecha que apoyaban los esfuerzos de política exterior anticomunista de los Estados Unidos. | Foto: A21

Publicado 7 agosto 2020


Blogs



En gran parte del mundo, la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) actuó como un brazo internacional de la política exterior de EE.UU.

El Centro de Solidaridad de la AFL-CIO tiene una larga historia de trabajar mano a mano con el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) en el debilitamiento de la democracia y los movimientos laborales de izquierda en todo el mundo. El centro enfatiza que se ha alejado de estas tácticas de la Guerra Fría en los últimos años. Pero documentos recientemente obtenidos muestran que el Centro de Solidaridad ha trabajado estrechamente con los EE.UU. para socavar el Gobierno venezolano en el pasado reciente.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos trató de derrotar al comunismo. La clave de ese esfuerzo fue el intento de Estados Unidos de igualar y derrotar la influencia de la Unión Soviética en todo el mundo. En muchos lugares, sin embargo, los movimientos comunistas y socialistas se desarrollaron, no como movimientos títeres de Moscú, sino orgánicamente, particularmente organizaciones estudiantiles, laborales y campesinas.

En consecuencia, Estados Unidos trabajó en múltiples frentes, por lo general clandestinamente, para detener el auge de los movimientos de izquierda, a menudo sin preocuparse por la democracia o los derechos humanos básicos. Una parte clave de ese esfuerzo incluía enfrentar y marginar a los grupos laborales de izquierda.

En gran parte del mundo, la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) actuó como un brazo internacional de la política exterior de EE.UU., tanto antes como durante la Guerra Fría. Al hacerlo, la AFL-CIO trató de socavar a los grupos, sindicatos y gobiernos de tendencia izquierdista y comunista con poca preocupación por la democracia y a menudo sin escrúpulos sobre el uso o el apoyo a la violencia brutal. En Italia y Francia en el decenio de 1940, en Guatemala en el decenio de 1950, en el Brasil en el decenio de 1960, en Chile en el decenio de 1970 y en muchos otros países.

La federación de sindicatos también se alineó con las dictaduras represivas de derecha que apoyaban los esfuerzos de política exterior anticomunista de los Estados Unidos, trabajando con grupos alineados con esos regímenes y financiándolos. Kim Scipes y William Robinson, por ejemplo, han ofrecido cada uno un relato minucioso de cómo la AFL-CIO se alineó con grupos laborales afiliados a la dictadura de Marcos en Filipinas durante los decenios de 1970 y 1980, un régimen que reprimía, asesinaba y hacía desaparecer regularmente a sindicalistas y activistas.

Con la creación de la Fundación Nacional para la Democracia (NED en Inglés) en 1983, la AFL-CIO comenzó a trabajar en conjunto con esta nueva agencia cuasi-gubernamental en la promoción de los intereses de la política exterior de EE.UU. en el extranjero bajo los auspicios de la "promoción de la democracia". Hasta el presente, la AFL-CIO ha mantenido esta asociación y "promovido la democracia" a través del Centro de Solidaridad (SC), antes llamado Centro Americano para la Solidaridad Laboral Internacional.

En su sitio web, la SC se describe a sí misma como "habilitadora de los trabajadores para que eleven su voz en favor de la dignidad en el trabajo, la justicia en sus comunidades y una mayor igualdad en la economía mundial". En los últimos años, la AFL-CIO ha buscado explícitamente deshacerse de su imagen de Guerrero Frío y presentarse como única interesada en la promoción no partidista de los derechos de los trabajadores. En particular, el ex presidente John Sweeney, que fue elegido líder de la AFL-CIO en 1995 como parte de una nueva lista de progresistas de la federación, "obligó a varios de los más notorios guerreros fríos de la AFL-CIO a jubilarse" y, al comienzo de su presidencia, "vio que el neoliberalismo sin trabas era una amenaza mayor para los trabajadores estadounidenses que el 'comunismo'".

Pero a pesar de tales invocaciones, la AFL-CIO, a través de la SC, ha seguido enfrentándose a los gobiernos de izquierda en el extranjero, en particular en América del Sur, financiando y apoyando a los grupos que se oponen a Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela y a sus aliados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La AFL-CIO argumenta que opera independientemente del establecimiento de la política exterior de los EE.UU. Pero los documentos sobre las recientes actividades de la federación en Venezuela que obtuve a través de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) indican lo contrario. Estos documentos sugieren que cualesquiera que sean los cambios que hayan tenido lugar en la AFL-CIO desde el final de la Guerra Fría, en los últimos años, la federación no se dio por vencida en su intento de socavar a esos mismos gobiernos a los que también se han opuesto los dirigentes del Estado de los EE.UU., independientemente de si esos gobiernos respetan realmente los derechos de los trabajadores.

Trabajando junto a los Golpistas

Muchos estudiosos han detallado cómo la CS proporcionó un apoyo considerable a la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), una confederación laboral históricamente afiliada al partido de oposición Acción Democrática y opuesta al gobierno de Chávez. En 2001 y 2002, la SC proporcionó fondos a la CTV para planear las protestas contra el gobierno de Chávez, destinadas a inducir un golpe de Estado militar. De hecho, en abril de 2002, los dirigentes de la CTV marcharon junto con los dirigentes de la comunidad empresarial, encabezados por la Federación de Cámaras de Comercio de Venezuela (Fedecámaras), y los políticos y activistas de la oposición para pedir el fin del Gobierno de Chávez.

Aunque un grupo de militares detuvo a Chávez durante casi dos días, las contrarrevoluciones masivas de los venezolanos pobres y de la clase obrera y la desunión interna entre los golpistas anularon estos esfuerzos. Durante casi toda la duración del gobierno interino, la dirección de la CTV exigió la destitución de Chávez. En los años inmediatos al golpe, la AFL-CIO continuó trabajando con CTV, todo con fondos de la NED, el mismo grupo que financió en gran medida la intromisión de la AFL-CIO en la Guerra Fría en la década de 1980. Eva Golinger ha detallado estas relaciones en su trabajo sobre la forma en que se desarrolló el golpe contra Chávez con la conspiración y la ayuda del líder de la CTV, Carlos Ortega.

Tras el fallido golpe, CTV, una vez más junto a Fedecámaras, se comprometió a un bloqueo en la industria petrolera. Esto paralizó efectivamente el país, que depende totalmente de la energía para mantener su economía y obtener divisas para las importaciones. Los trabajadores que se opusieron a estos esfuerzos y el sentimiento antichavista más amplio que se avivaba en el país formaron una nueva confederación de sindicatos con el apoyo del gobierno: Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela. En gran medida, estos esfuerzos neutralizaron la capacidad de CTV de socavar el Gobierno de Chávez, en particular dentro del sector laboral formal.

Aún así, la AFL-CIO continuó apoyando los esfuerzos de CTV para enfrentar al gobierno venezolano. En documentos recientemente publicados, obtenidos de una solicitud de la FOIA, está claro que el CS continuó su desafío al gobierno de Chávez y buscó activamente socavar los esfuerzos laborales de los socialistas - tan recientemente como en 2014.

En estos documentos, el CS retrata al gobierno de Chávez como un régimen brutalmente autoritario que limitó la libertad de expresión y reprimió las actividades de la oposición. En muchas de las descripciones de sus programas, el CS afirma que el "gobierno de Chávez ha aumentado las medidas para limitar las actividades de la oposición política, frenar la libertad de expresión y aumentar el control sobre la organización y la participación popular". Aún así, el CS pareció reconocer la realidad de que Chávez sí tenía mucho apoyo, escribiendo que había "llegado a comandar tal control sobre las instituciones del país precisamente porque su mensaje es clave para el profundo resentimiento de muchos de los trabajadores pobres y marginados del país".

Bajo el Gobierno de Chávez, los miembros de la oposición lo denunciaron y condenaron sistemáticamente a él y a su visión del socialismo en múltiples medios de comunicación, y participaron continuamente en las elecciones y ganaron las contiendas electorales (es decir, cuando en realidad decidieron participar en las elecciones en lugar de boicotearlas).

Por ejemplo, aunque la oposición se retiró de las elecciones legislativas de 2005 en un intento de demostrar lo autoritario que era el gobierno de Chávez, una medida incluso desalentada por muchos funcionarios del Estado de los EE.UU. Las elecciones siguieron adelante con monitores internacionales que garantizaron que las elecciones fueran libres y justas.

No obstante, el CS en su informe durante este período describe al gobierno de Chávez como un amañamiento de la votación y la destrucción sistemática de cualquier movimiento de oposición, escribiendo que "la presencia de los partidos de la oposición fue completamente eliminada de la Asamblea Nacional", y luego afirmando en una nota a pie de página que "los partidos de la oposición se retiraron de las elecciones parlamentarias . ...debido a las condiciones injustas de las elecciones". Sin embargo, en las últimas elecciones legislativas de 2010, cuando la oposición decidió participar, ganó 65 de los 165 escaños. En respuesta a las preguntas sobre estos documentos, el Centro de Solidaridad dijo lo siguiente:

Estamos decepcionados de que, para encajar en sus supuestos predispuestos, haya ignorado la información explícita del programa en relación con nuestro trabajo con una amplia coalición de sindicatos políticamente diversos, académicos, organizaciones de derechos humanos y otros grupos de la sociedad civil que se reunieron para abordar las atroces violaciones de los derechos de los trabajadores en el país. Ese es el trabajo fundamental del movimiento laboral global y central para nuestro trabajo en todas partes.

Justificaciones claramente erróneas

¿Cómo se ha enfrentado la AFL-CIO específicamente a los socialistas venezolanos en los últimos años?

A lo largo del período 2006-2014, para el cual recibí documentos del NED que detallaban las actividades de la SC en Venezuela, la SC generalmente trató de combatir dos esfuerzos del gobierno de Chávez: la construcción de cooperativas de trabajo y el movimiento hacia los consejos de trabajadores.

Desde la perspectiva de SC, estos movimientos fueron diseñados para desplazar el poder de los sindicatos tradicionales, como CTV, y para ejercer control sobre el trabajo de una manera de arriba hacia abajo. Por ejemplo, el CS afirma que mientras que los consejos estaban "destinados a 'empoderar' . ...en realidad están ligados al gobierno y a los partidos políticos". Los consejos a menudo estaban vinculados al PSUV, pero es difícil de entender por qué el SC decidió que eso significaba que debía apoyar los esfuerzos para oponerse a ellos.

Mucha de esta información presentada en las descripciones de los programas de SC sigue estando repleta de inexactitudes. En particular, su justificación para su participación en el país en primer lugar se justifica con información claramente falsa.

El grupo, por ejemplo, hace referencia a la legislación titulada "Ley de Participación Popular" que presuntamente ordena que sólo los miembros del partido PSUV o los partidarios socialistas puedan participar y fundar consejos comunitarios en todo el país. A lo largo de varios años, los documentos del CS informan que "según la definición de la Ley de Participación Popular, los consejos comunitarios no pueden estar formados por o incluir a participantes de la asamblea general que no sean miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela, o que no sean “miembros conocidos” del “Socialismo del Siglo XX”. También alega que la legislación laboral también fue modelada según esta legislación, permitiendo sólo a los miembros del PSUV formar consejos de trabajadores.

Hay un par de problemas con esto. Primero, Venezuela nunca vio la introducción de ninguna legislación titulada "Ley de Participación Popular".

Es posible que el grupo esté haciendo referencia a la Ley de Consejos Comunitarios, que formalizó la existencia de los consejos comunitarios de barrio. De hecho, Chávez consideraba que los consejos eran el motor de la democracia venezolana, en los que los miembros de la comunidad podían proponer proyectos, discutir los esfuerzos de la comunidad y solicitar financiación del Estado.

Sin embargo, y en segundo lugar, el CS alega que sólo los miembros del PSUV o los partidarios conocidos del socialismo pueden participar en los consejos comunitarios. Esto es absolutamente falso.

Como ha demostrado la labor de Gabriel Hetland, los partidarios de la oposición formaban habitualmente consejos comunitarios en las zonas en las que la oposición conservaba el apoyo, y ellos, al igual que los chavistas, reconocían la importancia de estos grupos. Si Maduro dejara el cargo en Venezuela en breve, pocos esperan que los consejos comunitarios se evaporen.

Los informes del CS revelan que sus esfuerzos se dirigieron principalmente a la celebración de conferencias y talleres en los que podían capacitar a personas para desafiar directamente las actividades propuestas por el Gobierno de Chávez. De hecho, en su informe de 2012-2013, por ejemplo, el CS describe cómo el grupo "apoyará los esfuerzos de los sindicatos industriales para resistir la imposición de organizaciones laborales no democráticas". En sus talleres de formación, se comprometieron a ayudar a los individuos a enfrentarse a "la imposición de 'consejos de trabajadores' encargados de usurpar las funciones de representación y someter a los trabajadores a estructuras organizativas politizadas y antidemocráticas".

Específicamente, el grupo describe cómo sus talleres ayudarían a "coordinar acciones de resistencia concertadas" al movimiento del Gobierno hacia los consejos de trabajadores y las cooperativas, así como ayudar a aumentar "la conciencia básica de estos temas entre los miembros de base, montando estrategias de defensa legal... construyendo coaliciones entre los sindicatos y la sociedad civil más amplia cuando sea posible, abogando por políticas a los líderes políticos en el Gobierno y la Asamblea Nacional, y desarrollando un apoyo más amplio de la comunidad".

En el desarrollo y la organización de talleres y conferencias, la SC llevó en autobús a opositores venezolanos en formación de todo el país para eventos financiados, atendidos y alquilados con fondos de los contribuyentes de EE.UU. También financiaron asesores legales y técnicos que, en algunos casos, ayudaron a sus aliados en sus enfrentamientos con el Gobierno de Chávez

En particular, sus programas se centraron en los trabajadores del sector estructurado, incluidas la industria petrolera y la minería y la fabricación de metales, así como en el apoyo a los periodistas. También financiaron el "mantenimiento y mejora" de un sitio web para los venezolanos interesados en hacer retroceder los esfuerzos del gobierno de Chávez y "permitir la discusión continua y la difusión de información sobre cómo defender los derechos laborales básicos y la reforma del código laboral".

En coordinación con sus aliados en el país, la SC buscó proveer la infraestructura para reunir a los aliados locales de toda Venezuela con el fin de diseñar e implementar estrategias para combatir el avance de Chávez hacia los consejos de trabajadores y las cooperativas. Con el financiamiento de los contribuyentes, la SC "cubrió el catering, el alquiler del local, los suministros de entrenamiento y el transporte de los participantes desde Caracas y sus alrededores, así como los gastos de viaje y las dietas de los participantes de otras partes de Venezuela".

Si bien parece que la SC continuó trabajando con la CTV, también comenzó a trabajar con el Movimiento Solidaridad Laboral (MSL), que se formó en 2009 como un grupo laboral aparentemente no partidista que se opone a las políticas laborales de Chávez y carece de todo el antiguo bagaje antichavista asociado a la CTV y Fedecámaras. Aunque la SC redactó la mayoría de las áreas donde sus destinatarios figuraban en los documentos que publicaron, no lo hicieron en todas las localidades, confirmando su trabajo con el MSL en un área en la que no redactó su nombre.

En su descripción del programa de 2010, el CS afirma sin rodeos que ayudó a formar el órgano de coordinación, que fue "lanzado en una conferencia nacional apoyada por el CS en julio de 2009", y que continuaría ayudando al grupo en el "desarrollo de . . . su plataforma de derechos laborales".

Aun así, aunque se propone parecer no partidista, muchas de sus principales figuras, incluidos Rodrigo Penso y Froilán Barrios, ocuparon anteriormente puestos en la CTV y/o permanecieron formalmente afiliados a ella. Su líder y portavoz nacional, Orlando Chirino, había sido despedido recientemente de su puesto en la empresa petrolera estatal de Venezuela y se había convertido en un vocal opositor del ex presidente Chávez desde la izquierda, llegando incluso a presentarse contra él en las elecciones presidenciales de 2012.

Después de su formación, la SC parece haber financiado continuamente reuniones y sesiones de formación del MSL, así como conferencias en las que diseñaron sus enfoques para combatir las políticas laborales de Chávez. El mayor esfuerzo del grupo incluyó una marcha con CTV contra el gobierno de Chávez en 2011. ¿Se discutió, ideó y planificó una estrategia de este tipo en una de las conferencias de la CTV que organizó en nombre de estos grupos? El propósito explícito de los eventos de la SC fue ayudar a estas organizaciones a “coordinar acciones de resistencia concertadas” contra el Gobierno de Chávez.

Sin embargo, aunque el CS se mantuvo exuberante sobre el grupo en sus inicios, la organización parece haberse esfumado a los pocos años de su formación y poco después de su marcha en 2011 junto a la CTV, con poca presencia pública para hablar de ella a partir de entonces. Esto no es sorprendente dado que el líder de la organización, Orlando Chirino, trató de presentarse contra Chávez en las elecciones presidenciales de 2012 bajo el Partido Socialismo y Libertad.

Con la aparente disolución del MSL, parece que el brazo internacional de la AFL-CIO ha continuado su trabajo con la CTV y con sectores del movimiento obrero expresamente opuestos a Chávez y ahora a Maduro. Como muestran los documentos de los años posteriores a 2011, la SC continúa condenando las políticas del gobierno venezolano y toma nota de sus esfuerzos con un gran grupo laboral anti-Chávez.

El Centro de Solidaridad respondió a los comentarios diciendo que "trabajan con una amplia coalición de sindicatos, académicos, organizaciones de derechos humanos y otros grupos de la sociedad civil políticamente diversos que se reunieron para abordar las atroces violaciones de los derechos de los trabajadores en el país". Sin embargo, no respondieron directamente al contenido de ninguno de los documentos publicados.

Lo mismo de siempre

Al final, aunque la AFL-CIO ha buscado reinventarse a sí misma en el mundo posterior a la Guerra Fría, parece que gran parte de su trabajo sigue siendo similar a sus esfuerzos durante la Guerra Fría.

Desde el inicio del Gobierno de Chávez y en el pasado reciente, el grupo trabajó con actores claramente en oposición a él. Por su parte, CTV trabajó continuamente para desbancar a Chávez de manera democrática y antidemocrática, tanto apoyando un golpe de Estado como, después de que éste fracasara, trabajando con políticos de la oposición para derrotar a Chávez, como el candidato presidencial Manuel Rosales en 2006.

El Estado de los Estados Unidos ha jugado muchos ángulos en su intento de dos décadas de duración de derrocar a los gobiernos de Chávez y ahora de Maduro. Esto ha incluido el apoyo a los políticos de la oposición, el apoyo a las ONG de la oposición, el apoyo a las bandas de rock antichavistas, el apoyo a los grupos pro-empresariales, el apoyo a los grupos laborales opuestos a Chávez, incluso una estrafalaria travesura de Keystone Cops, en la que participaron mercenarios privados.

Sin embargo, a pesar de este enfoque múltiple, los Estados Unidos aún no han derrocado el liderazgo de Venezuela. En medio de las dificultades económicas y el aumento de la agresión de EE.UU. bajo la administración de Trump, el Gobierno de Maduro sin duda se ha vuelto más autoritario. Pero mucho antes de que Maduro llegara al poder y mientras Chávez ganaba repetidamente las elecciones, los funcionarios estatales de los Estados Unidos, tanto en las administraciones republicanas como en las demócratas, trataron de desbancar al gobierno democráticamente elegido de Hugo Chávez, lo que confirmó una vez más que el interés de los Estados Unidos en la democracia en Venezuela ha permanecido durante mucho tiempo subordinado a los intereses geopolíticos de los Estados Unidos por encima de todo.

La SC sigue siendo el brazo de la política exterior de la AFL-CIO, y ha jugado históricamente un papel regresivo en muchos países del mundo, poniéndose del lado de la política exterior de EE.UU. en contra de la política democrática y los movimientos laborales. Sin embargo, el grupo sigue siendo consciente de su imagen de la Guerra Fría, y muchos de sus líderes recientes han afirmado que esa nefasta intromisión terminó con la Guerra Fría. Barbara Shailor, la directora de asuntos internacionales de la AFL-CIO, por ejemplo, le dijo a la Nación en 2003, "No vamos a ignorar las preguntas sobre el pasado, pero realmente nos vamos a centrar en lo que estamos haciendo ahora".

Los documentos que obtuve indican que esto está lejos del caso. La CS ha seguido interviniendo en los países para impedir, por ejemplo, las medidas socialistas venezolanas, incluyendo el uso de cooperativas de trabajo y consejos de trabajadores, en la última década. Así como los líderes estatales de los Estados Unidos han trabajado para socavar a los líderes de izquierda en Honduras y Bolivia, podemos estar seguros de que la CS ha trabajado adicionalmente con actores que también han buscado desplazar a sus Gobiernos.

Tim Gill es profesor asistente de sociología en la Universidad de Tennessee.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.