• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En un mundo de Títeres: “Los buenos dividendos que deja Negociar, Negocios Negociados, para Negociar el continuo sometimiento de las marionetas”.
Publicado 5 febrero 2021


Blogs



Quienes tienen entre sus manos el dominio de la especie humana y la naturaleza, gozan de una herramienta de manipulación verbal, cuyo único objetivo es someter y confundir. El verbo “Negociar”, es la acción  utilizada por el poderoso, es el verbo que han aplicado aquellos que se presentan como servidores públicos a través de la historia, y es el que nos deja claro que Negociar, es un tema que solo la clase dominante maneja a sus anchas; entendiendo a esta clase, como la que representa solo a una élite económica e intelectual, donde no existen los sometidos y vulnerados, y donde este verbo acciona con total impunidad, paralizando su capacidad crítica y reflexiva, en torno al grado de esclavitud física y neuronal al que actualmente nos tiene sometido el nuevo Desorden mundial.

La especie humana a través de la historia se ha dado distintas formas o sistemas de organización, cuya base estructural siempre ha favorecido a la élite en el poder, que ha generado superestructuras de dominación, que permiten que éstas siempre se mantengan administrando y decidiendo por las mayorías sometidas en esta aldea global. Las mismas castas o mafias familiares están ahí, representando y protegiendo a un sector de la sociedad, a través de lo que ellos llaman: “Democracias representativas" y que por lo demás, solo representan a la burguesía, las que reproducen día a día abusos y marginación, al alero de negociaciones, acuerdos y diálogos, donde nunca ha participado el pueblo pobre y sometido. Entonces, ¿por qué esperar que de negociaciones salga algo positivo para ese sector de la sociedad?

El “Negociar, el acordar, el dialogar”, son las acciones verbales más utilizadas por el bloque en el poder, para dar un aire de prudencia y equilibrio, permitiendo así,  que todos los acuerdos que se fragüen en las naciones unidas, el Pentágono, la OTAN, la Unión Europea, el Kremlin, China, la OMS (pandemia) etc. etc. sean la directriz de existencia para los seres viviente del planeta, sumergidos en un nuevo cuadro de crisis y conflicto mundial, donde negociar se ha vuelto la estrategia preferida para recrear la idea de un nuevo mapa geopolítico y económico, que busca alcanzar un mundo global de control versus un mundo bipolar de control, expresado en un escenario de nueva guerra fría (China vs EEUU). Acá el juego de negociar entre potencias es un duelo por la hegemonía global, unos desde una mirada de “aldea global” y otros desde una mirada bipolar. Mientras, los pueblos administrados por las denominadas “democracias representativas burguesas”, solo son marionetas de aquellos que manejan sus hilos, en una obra de títeres de la vida, titulada: “Los buenos dividendos que deja Negociar, Negocios, Negociados, para Negociar el continuo sometimiento de las marionetas”.

“El tercer mundo”, que durante décadas y siglos ha sido devastado por los llamados países desarrollados, y por numerosas revoluciones que buscaron su liberación de estos, solo trajo consigo más capitalismo burócrata, y en algunos casos Estatal, creando la falsa ilusión de avances tecnológicos y económicos, los que solo han traído destrucción y muerte para el planeta en su conjunto.

El sometimiento de los pueblos pobres, a los designios del poder Global están a la vista. Su objetivo es la dependencia total al capitalismo, haciendo desaparecer la medula clasista de la historia, no así los vestigios feudales que permanecen en la esencia del sometedor. Recuperar la esencia de la lucha de clases requiere de asumir la necesidad de una trasformación y mutación de la estructura del modo de producción, que nos lleve a desarrollar una superestructura que fortalezca los cimientos de una sociedad realmente  comunitaria y comunista en su modo de producción,  que nada tiene que ver con sociedades altamente tecnologizadas y avanzadas dentro del modo de producción capitalista, como lo es hoy china y otras naciones que libraron guerras de liberación, pero que terminaron en una adaptación o nueva versión del capitalismo.

Transformar de verdad la sociedad, requiere de negociar desde abajo con tus iguales y no desde una superestructura, que solo busca el sometimiento de la sociedad. Los dirigentes de base, que construyen desde abajo el consenso de lo común, nos hace reflexionar sobre comunidad, sobre el verdadero comunismo, que nos permita comenzar a  creer en la posibilidad de producir lo común,  con  nuevas bases materiales y estructurales, que nos lleven a una nueva superestructura, que daría nuevas formas de organizar la sociedad, pero esta vez en vías de eliminar al Estado y por ende, hacer honor real al verdadero comunismo, el que debería liberar al pueblo sometido y trabajador.

Las mal llamadas negociaciones de paz, a lo largo de las luchas revolucionarias en diversos países, nos han mostrado, como estas nunca han  caminado hacia el comunismo, sino más bien hacia una adaptación del modo de producción capitalista, y al parecer, esto lo sabía el Pentágono y las naciones del llamado primer mundo. Por lo que hablar de revoluciones triunfantes, hoy suena a hueco, pues estas deben hoy negociar dentro del acuario capitalista, para poder sobrevivir. Cambiar esta lógica económica, sobre todo en países pobres, requiere de una educación que sea el reflejo de un sistema ideológico, donde el poderoso deje de educar al débil a través de toda esa gran parafernalia, que son los distintas redes que hoy se encuentran en el negocio de la internet. Es necesario recuperar el soporte histórico de la humanidad, que permita ir en dirección de una real liberación de la especie, sometida a la perversidad de un sistema que ha creado la gran falacia del desarrollo, como soporte del miedo a perder algo, y el  avance tecnológico, como un elemento que nos liberaría del monstruo del comunismo y la vida en común, para producir individuos encerrados en sí mismo, convertidos en huestes de duendes que caminan en el aire, sin perspectiva y sin soporte histórico, que es lo que necesitan los poderosos, a la hora de negociar entre los distintos países, que se decide enseñar a niños y jóvenes, y que No.

En esta idea de negociarlo todo, existen países que no son ni de Occidente ni de oriente, son solo Periferia; con cabezas occidentalizadas u orientalizadas o asiatizadas, donde el Mercado dice quién miente y quien dice la verdad. ¿Dónde nos ubicamos nosotros?


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.