• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Imágenes del atentado de 1994. Cientos de personas se acercaron al lugar del atentado para remover los escombros.
    En Profundidad

    Imágenes del atentado de 1994. Cientos de personas se acercaron al lugar del atentado para remover los escombros.

A 25 años, el atentado de la AMIA no se ha esclarecido, tampoco se ha probado la supuesta responsabilidad de Irán. Sin embargo, el caso sigue vigente como otro capítulo del Lawfare. 

El 18 de julio de 1994 a las 09H53 (hora local)  se produjo un atentado terrorista en Buenos Aires que tuvo como blanco la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), presuntamente atacada con un coche bomba. El saldo de la tragedia fue de 85 muertos y 300 heridos. Fue el más grave incidente de su tipo en la historia del país.

Después de 25 años, ni la justicia, ni los servicios de seguridad han logrado poner a los responsables en el banquillo de los acusados. En cambio, el tema ha sido objeto de innumerables controversias, acusaciones cruzadas y falsas noticias.

Con el paso de los años, hay cada vez menos esperanzas de que se pueda arribar a la verdad. ¿Por qué? Aquí algunas claves resumidas de un caso muy complejo.

¿Un atentado de falsa bandera?

Se llama así a las acciones de guerra que ejecuta un bando con la intención de adjudicarle la responsabilidad a un enemigo. En el caso del atentado a la AMIA, el hecho fue atribuido a cuestiones de geopolítica internacional y no a conflictos internos de Argentina. La inscripción del atentado dentro del conflicto de EE.UU. e Israel con la República Islámica de Irán es visible porque desde la misma noche del atentado, EE.UU. e Israel acusaron a Irán, sin que la investigación hubiera comenzado aún. “Era imposible hacer una investigación seria con semejante obstáculo”, resume la analista Stella Calloni.

Una oscura trama de pistas y testigos falsos

Dentro de esa línea, EE.UU. e Israel enseguida ofrecieron un "testigo". El primer juez del caso, Juan José Galeano, fue a Venezuela a interrogar al supuesto testigo Manoucher Moattamed, presentado como un ex funcionario iraní, escapado de su país. Pero se demostró que era información falsa transmitida con grandes titulares. El testigo, inventado por la CIA (agencia de inteligencia estadounidense) y el MOSSAD israelí, al poco tiempo quedó totalmente desacreditado por sus mentiras, contradicciones y falsedades, después de crear también falsas ilusiones a los familiares de las víctimas.

Durante estos 24 años hubo muchos casos similares, así como detenciones arbitrarias de Interpol de funcionarios iraníes sin pruebas, que luego debieron ser liberados e indemnizados.

Un juicio escandaloso con un juez destituido

Luego de 7 años del atentado se montó un juicio escandaloso, sobre la base del testigo Telleldín, un delincuente que se ocupaba de descalabrar o luego vender autos robados, que supuestamente había suministrado el vehículo que transportó la bomba. A Telleldín -en la cárcel donde estaba detenido- el juez Galeano le entregó 400 mil dólares para que mintiera y señalara a un iraní y a policías locales como parte de la trama. Pero en el juicio oral ninguno de estos cargos fueron probados, y todos debieron ser liberados.

Galeano terminó juzgado y destituido por su escandalosa actuación. Pericias judiciales también pondrían en tela de juicio que hubiera un coche bomba en el escenario de los hechos.

Memorandum de Irán: una estrategia criminalizada

Con el paso de los años, varios funcionarios iraníes fueron acusados sin que la justicia pudiera tomarles declaración. Para destrabar la causa, el Parlamento argentino durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner aprobó un memorándum de entendimiento con Irán que le permitía al fiscal Alberto Nisman -entonces a cargo del expediente- tomarles declaración en Irán, donde residían. Este simple acto despertó la furia del gobierno israelí y sectores afines. El Memorándum fue criminalizado en los medios como un gesto de “entendimiento con los terroristas”.

Reflexiona Stella Calloni: “¿Por qué el gobierno israelí no quiere que así como viajó la justicia argentina a Venezuela y a Europa para interrogar testigos falsos, fuera a tomar declaraciones a los acusados, en su propia tierra, en presencia de comisiones de veedores internacionales imparciales, como garantía de absoluta seriedad y respeto a la justicia?”

¿Quién fue Alberto Nisman?

El fiscal Nisman fue nombrado por el entonces presidente Néstor Kirchner en 2004 para conducir la causa del atentado. Saltó a la fama internacional cuando en 2010 WikiLeaks publicó una serie de cables de la embajada de Estados Unidos (EE.UU.) en Argentina en los que se comprobaba que la investigación que él llevaba era dirigida desde Washington.

Nisman rechazó el Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán, pese a que le permitía tomar testimonio a los acusados. Posteriormente denunció a la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner y a otros funcionarios por “encubrimiento”, aduciendo que habían firmado un pacto de impunidad con Irán al firmar el Memorándum.

Nisman apareció misteriosamente muerto en su departamento en enero de 2015, desatando otro capítulo mediático de incriminación contra funcionarios del gobierno de Cristina Fernández. Con las semanas se revelaría que Nisman estaba a sueldo de organismos extranjeros.

Otro capítulo del Lawfare

Luego de más de dos décadas, el atentado de la AMIA se utiliza como otro capítulo del lawfare contra políticos latinoamericanos. Actualmente el juez federal Claudio Bonadio investiga el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA a través de la firma del memorándum con Irán.

En diciembre de 2017 el magistrado procesó a doce acusados y ordenó la detención de cinco personas: la expresidenta Cristina Fernández, el ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini y el ex canciller Héctor Timerman. Entre los procesados se encuentran el ex secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli y el exdiputado nacional Andrés Larroque.

En todos estos años, nunca se reveló prueba firme que vinculara a Irán con los atentados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.