• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • En Brasil hay una tasa de 30,8 homicidios por cada 100.000 habitantes. Por ello, partidos opositores alertan de los peligros que representa el decreto de Bolsonaro.
    En Profundidad

    En Brasil hay una tasa de 30,8 homicidios por cada 100.000 habitantes. Por ello, partidos opositores alertan de los peligros que representa el decreto de Bolsonaro.

El decreto de Bolsonaro facilita la adquisición de armas de fuego con medidas como "residir en un área rural o urbana con elevados índices de violencia" en un país con 175 homicidios por día.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, conocido por hacer gestos con sus manos de disparar armas, firmó el 15 de enero un decreto que flexibiliza "Estatuto sobre el Desarme" de 2003, cumpliendo así una de sus tantas polémicas promesas de campaña electoral.

"Para garantizar el legítimo derecho a la defensa, como presidente voy a usar esta arma", dijo Bolsonaro al sacar el bolígrado para firmar el decreto. 

Según el mandatario, flexibilizar la posesión de armas gatantiza a las "personas de bien" su "derecho a la legítima defensa". Su decisión ocurre en el contexto de un país con un promedio de 175 homicidios por día y una tasa de 30,8 por cada 100.000 habitantes. Solo en 2017, hubo 63.880 asesinatos.

Así es el decreto que facilita la posesión de armas:

- La posesión de armas en casa tendrá que ser por "efectiva necesidad". Para ello se deben cumplir algunos de los siguientes requisitos: ser un agente público de ciertas categorías, un militar, residir en un área rural o urbana con elevados índices de violencia, con una tasa de homicidios mayor a 10 por cada 100.000 habitantes, ser responsable legal de establecimientos comerciales o industriales, un coleccionista o cazador registrado.

- Una persona podrá comprar hasta cuarto armas de fuego, pero el límite se aumentará "si hay hechos o circunstancias que lo justifiquen", como grandes propietarios de tierras. 

- El plazo de duración de licencias se amplía de cinco a diez años.  

- Los brasileños deberán tener una caja fuerte o un lugar seguro para almacenar las armas, si viven con niños, adolescentes o personas con discapacidad mental.

- El pedido de posesión de armas puede ser rechazado si la persona realiza "afirmaciones falsas" o mantiene "vínculos con grupos criminales". Sin embargo, el decreto no explica cómo serán comprobadas ambas condiciones. 

- Podrán comprar armas personas mayores de 25 años, con una ocupación lícita, capaces de comprobar la capacidad técnica y psicológica para su uso.

- Se deberá realizar un curso de manejo de armas y no tener antecedentes penales. 

- El porte de armas en la calle sigue siendo reservado para policías, militares y personal de seguridad. 

Los tres últimos criterios se mantienen iguales al "Estatuto sobre el Desarme" de 2003. 

"En 2016, la mitad de los feminicidios fueron con armas de fuego. Y de esos, el 25 por ciento ocurrieron dentro de la casa. En 2017, 600 casos de violencia doméstica y 164 violaciones se registraron en promedio por día. Las mujeres serán más vulnerables con el decreto", advirtió Renata Souza, feminista, afrodescendiente, defensora de derechos humanos y diputada del Partido Socialismo y Libertad (PSOL). 

Rechazo al decreto

No todos están de acuerdo con Bolsonaro. Ciudadanos brasileños y partidos opositores alertan sobre el peligro que supone facilitar el acceso a las armas en uno de los países más violentos del mundo.

Para Edson, un taxista brasileño de 36 años, las armas son "el látigo del diablo". Asimismo, considera que "Brasil tendría que enfocarse en la educación". 

El Partido de los Trabajadores (PT) informó en un comunicado que presentará ante el Supremo Tribunal Federal un recurso de inconstitucionalidad porque el decreto "extrapola los límites de la competencia del Ejecutivo".

Por su parte, el Partido Socialismo y Libertad (PSL) anunció que en febrero presentará ante el legislativo un proyecto para "revocar el pirotécnico, irresponsable e ineficiente decreto de Bolsonaro".

Fabricante de armas, aliada de Bolsonaro

La compañía Taurus es la mayor fabricante de armas de fuego en Brasil, con un 86 por ciento de su facturación. La llegada al poder de Bolsonaro le ha dado empuje a la empresa, que no dudó en convertirse en aliada del presidente, tanto así que ha cambiado su histórico nombre de "Forjas Taurus" a "Taurus Armas".

"Creemos en este nuevo momento. Estamos preparados para un nuevo Brasil", dijo el máximo responsable de la compañía, Salesio Nuhs, el pasado 14 de diciembre, en referencia a las promesas electorales de Bolsonaro sobre la posesión de armas.

Nuhs estuvo presente en la juramentación de Bolsonaro el 1 de enero, quien agradeció el apoyo con un vídeo en el que muestra uno de los más recientes rifles de asalto de la empresa Taurus. Allí repitió su lema: "Un pueblo armado nunca será esclavizado".

Las acciones de la compañía en la Bolsa de São Paulo pasaron de 2,38 reales (47 céntimos de euro) el 30 de agosto a más de 11 reales el 26 de octubre, previo al triunfo de Bolsonaro en las elecciones. Ahora, con el decreto volvió a subir en el mercado.

>> Bolsonaro inicia despidos masivos en oficina presidencial 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.