• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
“Se hablaba de lograr la paz, mientras veíamos morir a nuestros seres queridos”
Publicado 3 junio 2020



Blogs



Amanda Ríos (Lida Ortiz) rememora cómo vislumbraban ella y sus compañeros los caminos del Acuerdo de Paz de La Habana, desde las montañas del Cauca, sur de Colombia.  “Mientras nosotros desescalábamos las acciones ofensivas, el Gobierno aprovechaba para darnos golpes militares. ¡Qué cobardes!”, dice. “Nos levantábamos a las 4:50 de la mañana, y a las 5:15 ya estábamos en las aulas leyendo los documentos de La Habana”, recuerda. “¿Qué clase de Estado es este que desarma a una guerrilla que no estaba derrotada para dar paso a un plan de exterminio?”, reflexiona.

“Recuerdo que una idea que siempre escuchamos e interiorizamos en nuestra vida guerrillera como parte de la formación que nos impartían en la organización era que debíamos luchar por alcanzar la paz con justicia social. A través de lo que leíamos en los documentos que resultaban de las conferencias y en otros textos que realizaron los antiguos comandantes desde los inicios de la organización, sabíamos que este era el objetivo central. Aunque era una meta difícil de alcanzar, ya que conocíamos la historia del país y el actuar que han tenido los gobiernos oligárquicos en Colombia.

La noticia de que se estaban adelantando diálogos exploratorios con el gobierno de Juan Manuel Santos fue una sorpresa para toda la guerrillerada. Personalmente me produjo sentimientos encontrados: por un lado, la alegría de pensar que podíamos arrimar a buen puerto y, por otro, me hizo reflexionar sobre todo lo que hemos vivido y el recuerdo de los camaradas que han caído, que dieron su vida por esta gran causa y que no están en este momento tan importante para el movimiento. Qué triste es traer a la memoria la famosa frase del camarada Alfonso Cano, en el intento fallido de los diálogos de Tlaxcala en México: “Nos vemos dentro de diez mil muertos”, y pensar que fueron más, la verdad, incontables. Él sabía de la necesidad imperante de parar la guerra. Los muertos no solamente fueron los nuestros, fueron de muchos otros sectores, pero tenían algo en común, todos eran del pueblo, pobres y oprimidos.

El 18 de octubre de 2012 fue la instalación oficial de los diálogos en Oslo, Noruega, nos reunimos en el aula, aún en nuestros campamentos, y veíamos con mucha emoción el discurso sincero de Iván Marqués, donde se mostraba convencido del gran paso que estábamos dando. Pero a menos de un mes recibí un golpe inesperado. El 5 de noviembre mi socio fue asesinado, mi compañero, el poeta guerrillero Esteban Ramírez. ¡Qué tristeza tan inmensa saber que camino a la paz sentí el dolor desgarrador de perderlo! Él soñaba con la paz y la justicia social, y también con que íbamos a llegar juntos hasta hacernos viejos. Jamás imaginé que su Poema Si es que he de irme pronto, que escribió antes de partir para el curso de fuerza especial, donde fue vilmente asesinado por el Ejército, quedaría para siempre en mi memoria grabado con su propia voz, como el preludio de su despedida:

“Si es que he de irme pronto no quiero vuestro llanto,

quiero tu lucha, compañero.

Déjenme junto al barro y mi bandera,

yo que llevo la revolución en el alma,

hoy voy sin un sonido por la noche,

perdido en la clandestinidad de mi suerte”.

En esos días, el comandante había salido de la unidad y yo quedé a cargo del personal, me correspondía, pues, dar la fatídica noticia. Qué duro fue llorar en las noches hacía mis adentros, mientras en el día debía darle moral a la guerrillerada, y seguir adelante con las tareas que debíamos realizar. Qué contradicción: se hablaba de lograr la paz mientras veíamos morir a nuestros seres queridos.

El 19 de noviembre de 2012 se anunció el cese al fuego unilateral y temporal por parte de las Farc hasta el 20 de enero de 2013. Es en ese momento que comencé a ser consciente de que, en medio de este esfuerzo de paz, serían muchas más las vidas que seguiría cobrando el conflicto. Sin lugar a dudas, la sangre de las vidas entregadas alimentaba la sed del Gobierno por mantener su poder. Me preguntaba: ¿quiénes serían los próximos?

El 5 de mayo de 2013 fue asesinado el insigne comandante Carlos Patiño, ‘Caliche’, gran estratega comunista; lo conocí cuando estudiaba en la Universidad del Valle, siendo activista e integrante del Movimiento Bolivariano. En mis vacaciones solía trasladarme a los campamentos guerrilleros en el Cauca, y después de ires y venires decidí ingresar a las filas. En uno de estos viajes conocí a ‘Caliche’, en un campamento de la Columna Móvil Jacobo Arenas. Una de las mejores escuelas que recibí fueron las extensas conversaciones con él, quien gustosamente compartía las anécdotas que desde muy joven vivió en Casa Verde, uno de los campamentos más recordados de las Farc-EP, por allá a finales de los años ochenta.  En una de esas conversaciones le manifesté que debería escribir un libro con todas sus ricas vivencias. Me conmovió tanto su partida y lamenté no haber podido hacerle un homenaje en vida.

De esta forma, mientras nosotros desescalábamos nuestras acciones ofensivas, el Gobierno, que exigía muestras de paz, aprovechaba para darnos golpes militares. ‘¡Qué cobardes!’, pensé, ‘valerse de la situación para matar a nuestros comandantes’. Era claro: el gobierno de Juan Manuel Santos nunca renunció a la idea de triunfar militarmente. Es más, quiso mostrar nuestra voluntad de paz como una doblegación o una entrega producto de la derrota militar. Los ataques que recibimos, más que demostrar debilidad, dieron cuenta de nuestra férrea voluntad de paz, pero también se demostró la gran capacidad de regeneración de las Farc-EP, donde nuevos mandos asumieron la jefatura, siguiendo los principios ideológicos y políticos que nos habían guiado.

Esperábamos con ansías los momentos de la pedagogía

Los Acuerdos de La Habana parten de los principios que históricamente nos han caracterizado y también del acumulado del movimiento social que logramos construir entre diversos sectores del pueblo colombiano; en esa medida, la agenda anunciada en Oslo no nos era ajena. Sin embargo, lo que más causaba preocupación entre nosotros como combatientes era la dejación de las armas, que fue uno de los puntos a definir para llegar al fin del conflicto.

Posteriormente, la delegación de La Habana, que estaba conformada por un grupo de comandantes superiores de la organización, recogió a un número diverso y significativo de mandos y guerrilleros de base que tuvieron la oportunidad de aportar sus propuestas e ideas para nutrir los documentos de los acuerdos que se discutirían y definirían en Cuba.  Desde los campamentos mirábamos detenidamente los videos y los comunicados emanados desde la delegación de paz de La Habana. Esperábamos con ansias el momento en que volvieran los camaradas a realizar la pedagogía, pues queríamos escucharlos para acabar de aceptar lo que estaba pasando.

Fue por el mes de marzo de 2016 que nos desplazamos, guerrilleros, milicianos e integrantes de las estructuras urbanas, desde diferentes zonas del sur occidente colombiano, a Buenos Aires, Cauca, para recibir la primera pedagogía de los acuerdos de paz. Una vez organizados en nuestros campamentos, nos alistamos para encontrarnos con la delegación en un aula que tenía una capacidad para 700 unidades. Nos movilizamos por diferentes medios al lugar dispuesto para el aterrizaje. A la llegada del helicóptero, la tierra que levantaba no nos permitía verlos claramente, aunque sabíamos que en él venían los comandantes acompañados de un grupo de personas que formaban el componente de los países garantes.  Primero, divisamos a Pablo Catatumbo y a Victoria Sandino, después, fueron bajando otros camaradas que no conocía, pero ya había visto en televisión.  Algún camarada exclamó ingenuamente: ‘Miren, llegó un delegado de China’, y quienes alcanzamos a escucharlo sonreímos al ver que se trataba del camarada Pacho Chino.

La jornada educativa se inició con presentaciones en Power Point y, con la elocuencia que los caracterizaba, la delegación se dispuso a darnos la primera pedagogía. Era muy bonito escuchar lo que nos transmitían por sentir posible ese sueño. Aunque la consigna ‘Nada está acordado hasta que todo esté acordado’ era un imperativo, ya había avances considerables en cada uno de los puntos del acuerdo, por lo cual explicaban punto por punto y, al final de cada intervención, venían las preguntas. Las inquietudes eran muchas. Entre otras, recuerdo la preocupación que teníamos sobre el cumplimiento de las garantías. No queríamos que se repitiera la misma experiencia de la Unión Patriótica, o que nos fueran a encarcelar; también estaba la duda de si la dejación de las armas era en últimas su entrega. Esto se reiteraba porque la relación del guerrillero con el arma era muy fuerte, era la vida misma, era un símbolo de lucha y resistencia, además, sin ella nos sentíamos frágiles, aunque nuestro valor no se representaba por el solo hecho de portarlas, sino por la justeza de nuestros propósitos.

Particular impresión me generó la charla de Victoria, una de las guerrilleras que conformaba la comisión de La Habana, sobre el trabajo de las mujeres en Cuba. Se escuchaba en rumores de corrillos que ‘en La Habana estaba pasando algo raro con las viejas que estaban allá’, algo así como que se estaban volviendo locas. Ya en su conferencia, Victoria nos explica cómo se va configurando la Comisión de Género de las Farc y la Subcomisión de Género de las Mujeres que representaban al Gobierno. Fue un trabajo arduo que pocos compañeros entendieron. Las camaradas aparte de las responsabilidades que cada una asumía en la delegación, se levantaban desde la madrugada a estudiar lo relacionado con la cuestión de género y a organizar los argumentos para sustentar la idea de que se debía incluir como algo transversal a todo lo pactado. Lo propuesto por las compañeras dio frutos y se logró posicionar, lo cual era necesario, ya que sobre los hombros de la mujer ha caído el gran peso del conflicto.

A la par de la pedagogía, hubo una reunión de los comandantes del Bloque Occidental Alfonso Cano, en la que determinaron que debía trasladarme a la unidad guerrillera Manuel Cepeda Vargas, pues el camarada que estaba al frente de dicha unidad debía desplazarse a La Habana.  Aunque durante toda mi vida guerrillera estuve acostumbrada a estar en distintos frentes, fue un reto cambiar de unidad en este momento del proceso, lo que asumí con gran disposición, esmerándome por aportar en lo que más pudiera.

El 2 de octubre fue uno de los momentos más duros

Para ese entonces ya había de facto casi un cese bilateral.  Sin las afujias de la guerra, buena parte de la actividad estaba destinada al estudio, y en particular debíamos conocer y debatir las tesis preparativas para la discusión en la Décima Conferencia. Las Farc-EP siempre fuimos una guerrilla caracterizada por el cumplimiento de los lineamientos y orientaciones emanadas de las instancias superiores en el marco del principio leninista del centralismo democrático. Por ello, no fue difícil asimilar los grandes cambios que se venían dando.  Nos levantábamos como siempre a las 4:50 de la mañana y a las 5:15 ya estábamos en las aulas leyendo las tesis y los documentos de La Habana. Realizamos una gran asamblea donde escogimos a los delegados para participar en la Décima Conferencia, que fue la última como organización armada. En las Sabanas del Yarí, en los Llanos, se iban a recoger los aportes de las asambleas de todas las estructuras de las Farc-EP, de civiles y militares, de la ciudad y del campo. Esta conferencia fue de gran importancia.

El país y el mundo tenían los ojos puestos en lo que pasaba en La Habana, pudimos constatar que la construcción de los Acuerdos de Paz fue participativa, sobre todo por recoger las propuestas y aspiraciones de la sociedad colombiana y de las organizaciones sociales. Fue un acuerdo único en el mundo por incorporar muchos aspectos de avanzada, como la Jurisdicción Especial para la Paz y la inclusión de las víctimas como principales participantes. Por ello, sentimos que el Acuerdo fue incluyente y una obra magnífica que debió implementarse a cabalidad. Este Acuerdo se construyó para beneficiar al pueblo colombiano en general, no solo a los combatientes, pero hasta el día de hoy, el gobierno y los medios de comunicación han tergiversado toda la verdadera información, impulsando a que las personas sigan rechazando el proceso de paz.

Entre tanto, desde las montañas de Colombia, las jornadas de estudio alimentaban nuestra esperanza, las reuniones con las comunidades nos daban más moral, y en este ambiente de paz hicimos rumbas como dando la bienvenida a una nueva era.  En nuestros campamentos se encontraban también unos camaradas que habían tomado un curso para comenzar su misión de hacer parte del Mecanismo de Monitoreo y Verificación en varios departamentos, y junto a ellos hicimos pedagogía con las comunidades de la región. Fue una experiencia maravillosa el sentir la gran aceptación de las comunidades que, aunque con temores, tenían gran disposición para acompañarnos en el camino de la búsqueda de la paz.

El 2 de octubre de 2016 llegó uno de los momentos más duros del proceso de paz, fue el día que se votó el plebiscito, donde el pueblo colombiano debía expresar, dando su voto en las urnas, si estaban de acuerdo o no con los acuerdos. Rechazábamos la idea de que se realizara, pues si el Gobierno en verdad quería implementar el Acuerdo de Paz no era necesario un plebiscito.  Era claro que, aunque Juan Manuel Santos se distanció de Álvaro Uribe al inicio del proceso, su intención fue dejar lo relacionado con el proceso en manos de la derecha y que ella usara todas sus artimañas para quitarle su carácter progresista y democrático. Los delegados que viajaron a la Décima Conferencia jamás imaginaron que vivirían la incertidumbre generada por el resultado. Muchos camaradas nos contaban al llegar de los Llanos y al darse cuenta de que ganó el ‘NO’, que ya estaban alistándose para devolverse por la trocha, porque sentían la incertidumbre de lo que pudiera pasar después de esta decepcionante votación.

Desde este momento la derecha y todos los defensores de la oligarquía del país comenzaron a desdibujar el sentido del Acuerdo de Paz o, dicho de otra manera, comenzaron a ejecutar el plan de hacer trizas todo el proceso para dar fin al conflicto.  El Estado colombiano incumplió el Acuerdo y desde ese momento asistimos a una reedición de la política de exterminio en los tiempos de Uribe. Ha sido muy doloroso corroborar y enfrentar esta realidad.

Cuando el Estado colombiano firmó el Acuerdo de Paz, aceptó que existen unas causas históricas que dieron origen al conflicto interno, nuestra lucha siempre fue por superar esas causas, porque no soportamos las injusticias ni la desigualdad social, llevamos la revolución en el corazón. Luego, vinieron los asesinatos a los firmantes del Acuerdo, y mucha gente comenzó como siempre a justificar estos tristes hechos. Escuchábamos decir: ‘Por algo lo mataron’. Y la realidad era que todo se daba por la falta de compromiso y garantías del Gobierno con nosotros. Sí, nos sentíamos desprotegidos. Poco a poco la sangre se fue convirtiendo en ríos que llevaban el gran lamento de haber segado la vida de quienes decidieron dejar las armas para apostarle a la paz. Quienes tuvimos el honor de pertenecer a la guerrilla de las Farc-EP sabemos que una cosa es morir en el campo de batalla y otra es ser asesinado cobardemente. ¿Qué clase de Estado es este que desarma a una guerrilla que no estaba derrotada para luego dar paso a un plan de exterminio en contra de los firmantes que se comprometieron con su pueblo y cumplieron con la ilusión de ver un cambio en su país?

Con mucha nostalgia, pero con la dignidad que nos caracteriza como revolucionarios, digo que un Acuerdo de semejante trascendencia histórica no puede quedar en letra muerta. Colombia debe entender que la doctrina del odio es alimentada para enriquecer los bolsillos de la clase que está en el poder, la guerra con todo lo que conlleva no es la solución al conflicto social que sufre el país. Por esto, es necesario que nos juntemos todos y nos organicemos, porque el pueblo unido es más fuerte, y así nuestro propósito de construir un país que viva en paz con justicia social permanezca intacto”.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.