Marruecos Normalización, Lobby y Colonialismo | Blog | teleSUR
31 diciembre 2020
Marruecos Normalización, Lobby y Colonialismo

La creación de esta Fundación, tal como fue en su momento la conformación del llamado centro de Estudios del Magreb (hoy de capa caída) es simplemente una operación de maquillaje y lavado de imagen con que el régimen monárquico marroquí pretende mostrase ante el mundo. Y para ello nada mejor que apelar a cierta vanidad artística, una pizca de soberbia intelectual y esa idea que tan bien vende del llamado cruce de culturas, la colaboración intercontinental y otras yerbas con que suele vestirse el canto de sirena marroquí. Nombres como el del pintor Mario Toral, el pianista Roberto Bravo, el Rector de la Universidad de Talca Álvaro Rojas que presiden esta Fundación, la Académica Paz Milet del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile y quien es miembro de la junta directiva de la citada Fundación. También el abogado y ex diplomático José Rodríguez Elizondo. Nombres que se unen al de Cristina Paz Orellana, militante democratacristiana, ex esposa del diputado Gabriel Silbert y también directora de esta fundación.

Marruecos Normalización, Lobby y Colonialismo

Una entidad, que si bien fue creada en enero del 2020 en acto público presidido por la embajadora de Marruecos en Chile Kenza Al Ghali es necesario dar a conocer de qué se trata en virtud de la ofensiva comunicacional lanzada en pleno proceso de “normalización con Israel, el reconocimiento de la supuesta soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental y el reinicio de la guerra en la zona de Al Gargarát en la zona sur de los territorios ocupados saharauis por Marruecos. Artículos plagados no sólo de inexactitudes sino también tergiversación, mentiras y clara manipulación de la ignorancia chilena al respecto incluyendo a la pléyade de intelectuales que dieron vida a esta Fundación.

Estos nombres representan una parte de los 30 miembros que dieron vida, según sus organizadores, a esta Fundación que las palabras de la diplomática marroquí definen a una organización “que busca generar acciones concretas de intercambio cultural, económico y social, y especialmente colaboración en la generación de conocimiento y pensamiento crítico”. Como muestra que la citada Fundación, con casi un año de funcionamiento, tiene poco de cooperación y mucho de desinformación y alabanzas a la monarquía marroquí, ha sacado una serie de artículos firmados por algunos miembros de esta entidad. Uno de esos trabajos publicados en medios nacionales, ha sido suscrito por la militante democratacristiana y conocida lobista por Marruecos, Cristina Orellana Quezada y cuyo contenido me impulsó a realizar este artículo.

Esta profesional, con demostración de la plena ignorancia de las leyes internacionales, tal vez influenciada por sus años de relación marital con su ex marido y declarado parlamentario sionista Gabriel Silber (defensor a ultranza del colonialismo y ocupación israelí de Palestina) generó o influenció una lamentable simbiosis de esa conducta de defender al victimario y devenir, por acción u omisión en cómplice de la violación de las leyes internacionales y de los derechos del pueblo saharaui. Esta ingeniera alaba, en carta dirigida al diario electrónico El Mostrador  y publicada el día 26 de diciembre del 2020 (1) la decisión del gobierno de Donald Trump de ofrecer el reconocimiento de una supuesta soberanía marroquí sobre los territorios del Sáhara Occidental, ocupados tras la traición de España (potencia colonial a la época) desde el año 1975. Una región, considerado por la ONU como el último territorio africano por descolonizar y donde el país peninsular aún tiene responsabilidades que cumplir. El falsario reconocimiento estadounidense se hizo a cambio de la normalización de relaciones entre Rabat y la entidad sionista, quien también coloniza y ocupa territorios que no le pertenece como es el caso de la Palestina histórica desde el año 1948 y Cisjordania desde el año 1967.Una moneda de cambio absolutamente vulgar y claramente de desprecio a los derechos de los pueblos de Palestina y del Sáhara Occidental.

La Sra. Orellana, ligada fuertemente al lobby marroquí en Chile, a través de su trabajo como asesora parlamentaria del senador Pedro Araya cuyo documento adjunto (2) (recuerdo que este parlamentario viajó oficialmente a Marruecos a inicios de este año 2020 acompañado por su pareja la ex Ministra de Justicia del gobierno de Bachelet, Javiera Blanco generando una oleada de críticas al respecto); Orellana se interroga en una columna de opinión en El Mostrador “¿Por qué es importante el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara por parte de Estados Unidos? Desde Chile debemos reconocer todas las acciones que aportan a la construcción de la paz, el desarrollo y la equidad de todos los ciudadanos del mundo” Resulta contradictorio sostener ideas respecto a aportar a la construcción de la paz cuando se avala el expolio, la usurpación y la violación de los derechos de autodeterminación del pueblo saharaui. Con esa conducta no hay posibilidad de desarrollo ni de equidad posible, es simplemente el uso de un lenguaje sibilino, de esconder el verdadero propósito de apoyar a una monarquía que coloniza y ocupa un territorio a la fuerza, empleando para ello a más de 100 mil efectivos militares a lo largo de un Muro que se extiende por 2.700 kilómetros a lo largo de la frontera entre los territorios ocupados y los territorios liberados al este de este Muro de la Vergüenza.  

La ingeniera y militante democratacristiana, Cristina Orellana Quezada afirma que “El reconocimiento que hace Estados Unidos, no es antojadizo ni es el resultado de una decisión de último minuto sino que muy por el contrario es el resultado de un trabajo minucioso y responsable. La soberanía de Marruecos sobre su Sahara, marca un giro histórico en el diferendo regional sobre el Sahara Occidental, dando cuenta del apoyo de Estados Unidos a la Iniciativa Marroquí de Autonomía”.  Nada más lejos de la realidad, el apoyo de Washington es contrario al derecho internacional, viola la carta de las Naciones Unidas y la Cuarta Convención de Ginebra y constituye un crimen de guerra que entraría en la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional al apoyar el traslado de colonos a territorios ocupados. Por tanto, al amparo del artículo 49 del citado convenio lo que hay es, lisa y llanamente un crimen de guerra y no se puede apelar a una iniciativa unilateral, para sostener que ello es lo legítimo o deseable cuando la contraparte no ha participado de esos acuerdos.

La directora de la mencionada creación marroquí bajo el nombre Fundación Alianza América Latina – África Siglo XXI toma como suya todas las expresiones de la administración estadounidense respecto a sus socios y los argumentos mismos de una potencia ocupante como es Marruecos. Habla de marroquinidad del Sáhara Occidental cuando el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya  referente a la cuestión del Sáhara Occidental  el día 16 de octubre del año 1975 para resolver si existían vínculos  jurídicos entre el territorio del Sáhara Occidental y el reino de Marruecos , incluyendo incluso en ese entonces a la entidad Mauritania, señaló “El Tribunal estima que ni los actos internos ni los actos internacionales invocados por Marruecos indican, durante la época considerada, la existencia y el reconocimiento internacional de ligaduras jurídicas de soberanía internacional territorial entre el Sáhara Occidental y el Estado marroquí.  Asimismo, y teniendo en cuenta la particular estructura del Estado citado, los actos mencionados no demuestran que Marruecos haya ejercido una actividad estatal efectiva y exclusiva en el Sáhara Occidental”. ¿Discutirá tal argumento la profesional de los números ligada al partido democratacristiano?

Para Jacob Mundy del Institute of Arab and Islamisc Studies de la University of Exeter, a quien consulté para escribir mi libro sobre el pueblo saharaui “La Dignidad Vive en el Sáhara “la situación en el territorio del Sáhara Occidental supone el mayor desafío al orden internacional post Segunda Guerra Mundial…la invasión marroquí del Sáhara que se suscitaría tiempo después de su reclamación legal y la respuesta en contrario a sus pretensiones –a pesar de acudir a La Haya, la respuesta de esta Corte y la mirada que se tenía sobre el Sáhara Occidental– fue más deliberada que la ocupación de Israel de los territorios confiscados tras la guerra árabe-israelí del año 1967. Marruecos no sólo ha violado las normas que rigen los territorios no autónomos, Marruecos ha infringido también las reglas básicas que prohíben la agresión y la ocupación. La opinión del TIJ sobre el Sáhara Occidental es la prueba definitiva de que al Sáhara Occidental se le debe un referéndum sobre autodeterminación”.

Por ello la Sra. Orellana no puede existir “diálogo ni ejercicio de la política con sentido” como asume la Sra. Orellana cuando se trata de procesos de colonización y ocupación. En ese marco lo que hay es victimario y víctimas, ocupantes y ocupados. Resulta una burla hablar que la decisión estadounidense “da su apoyo a la iniciativa marroquí de autonomía como sola y única solución para alcanzar una salida justa u duradera a la cuestión del Sáhara Occidental”. Aquí, las decisiones unilaterales no significan decisiones tomadas en conjunto, aquí no se ha consultado al pueblo saharaui, ni el del exilio en los campamentos de Tindouf en la hamada argelina ni a los que están bajo la bota militar marroquí en los territorios ocupados.

Tal como acontece en Palestina con el sionismo, la monarquía feudal marroquí apela a la invisibilización del pueblo saharaui, valiéndose del apoyo estadounidense y de los grupos de presión sionistas que existen en Estados Unidos y la propia Francia (antigua metrópoli de Marruecos) que ha decidido borrar el nombre del Sáhara Occidental de todos los mapas en uso en Estados Unidos y sus oficinas a lo largo del mundo e incluso abrir un consulado en la sureña ciudad de Djala en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.  La genuflexión de la Sra. Orellana y la Fundación supuestamente académica creada por Marruecos en Chile expresan el resultado de una apreciable labor de lobby de la monarquía alauí, la cual no podemos menospreciar pues implica que hay conciencias dispuestas ser compradas bajo distintos pagos, no necesariamente el monetario. Grupo que por algunos medios ha sacado artículos y opiniones respecto a Marruecos y la actual situación. Pruebas al canto.

La académica Paz Milet, Profesora del Instituto de Estudios Internacionales de la U. de Chile (a quien envié un correo a su casilla académica) miembro de la mencionada Fundación pro Marroquí quien escribió en la Revista Cambio21 el pasado 21 de diciembre el artículo “Acuerdo Estados Unidos-Marruecos: estrategias y éxitos en política exterior” (3) Artículo que es replicado en CNN Chile La Sra. Milet no deja lugar a dudas de su posición favorable del reconocimiento a una soberanía inexistente y lo amplia a la protección de Israel al sostener “…sin duda la decisión de Estados Unidos puede evidenciarse como un éxito de la diplomacia de Marruecos y refuerza la idea de que para obtener logros de largo plazo, que respondan efectivamente a una política de Estado, es necesario actuar con reserva, con una lógica política y estratégica y con una mirada de largo plazo. No obstante, es importante relevar que el escenario internacional está en permanente reconfiguración de alianzas y prioridades y que es vital actuar de manera preventiva frente al resurgimiento de nuevos focos de tensión, cambios y posiciones disonantes desde Estados Unidos y desde los países contrarios a los intereses israelíes”.

Otra de las directivas de este Think Tank Pro Marroquí es la ya mencionada Cristina Paz Orellana Quezada, que sin ser periodista o analista política, pero con lazos tejidos a lo largo de los años con la Embajada Marroquí, a la cual ha ayudado a generar vínculos estrechos con el senador Pedro Araya, escribió una columna publicada el día 26 de diciembre del 2020 en El Mostrador (4) y al cual refiero con una serie de inexactitudes, incoherencias y una clara posición pro Rabat, en orden a poder satisfacer los objetivos que la Embajada de ese país ha determinado para la mencionada Fundación.

Otro de los miembros de la Fundación, cuyo norte es el lavado de imagen del país norafricano es el Rector de la Universidad de Talca (a quien envié un correo a su casilla institucional)  y también fuertemente ligado al mundo democratacristiano, el médico veterinario Álvaro Rojas quien ocupó el cargo de Ministro de Agricultura en el primer período de Michelle Bachelet y desde el año 2010 el de Rector de la Universidad de Talca. Un nombre, también cercano a este grupo componente de esta Fundación, es el ex Diputado DC Roberto León, quien ejerció como parlamentario por el Distrito 36 de la VII Región durante 5 periodos. Hoy, como ayer, el Sr. León es un activo lobista por Marruecos. El día13 de noviembre del 2020 el mencionado ex Diputado nos dice en un escrito bajo su firma en el medio El Periodista“Marruecos continúa aferrado a la legalidad en el Sahara” (5) Otro de los artículos escrito por León fue el día 27 de octubre del 2020 en el mismo El Periodista “Reconocimiento a la marroquinidad del Sahara por países africanos” (6) donde además de las inexactitudes se miente descaradamente, pues la enorme mayoría de los países africanos, que reconocen a la República Árabe Saharaui Democrática y al Frente Polisario como legítimo representante del pueblo saharaui, además reconocen al Sáhara Occidental como territorio por autodeterminar sin relación con Marruecos.

Álvaro Rojas y Roberto León viajaron juntos a Marruecos el año 2017 y mantienen estrechas y cordiales relaciones con la dinámica embajada del país magrebí en Chile. El Rector Rojas, médico veterinario pero a quien le gusta el uso de la pluma cuando hay que destacar a Marruecos, ha desnudado su afición literaria para destacar el acuerdo de normalización firmado por la Monarquía Alaui y la entidad sionista. El medio usado, en esta ocasión, en esta ocasión fue nuevamente El Periodista, dirigido por el periodista Francisco Martorell.  El artículo lleva por título “Acuerdo entre Israel y Marruecos: gran logro diplomático en tiempos de pandemia” (7) publicado el día 23 de diciembre del año en curso y donde destaca los acuerdos de normalización suscritos entre la entidad sionista y monarquías árabes entre las que se cuenta Marruecos. Un Rojas que se regocija por este cambio sin siquiera ahondar en el por qué, qué se exigió a cambio y que se viola en materias de derecho internacional. No existe referencia alguna a los procesos de colonización y ocupación de Palestina y el Sáhara Occidental.

En dicho artículo el Sr. Rojas asume completamente las tesis del Reino de Marruecos y de Washington respecto a un territorio considerado ocupado como es el Sáhara Occidental afirmando “Este hito (reconocer la falsa soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental) hace cobrar sentido al esfuerzo de cientos de miles de hombres y mujeres marroquíes, que hace poco más de 45 años iniciaron la mundialmente conocida “Marcha Verde”, para avanzar hacia las posiciones subsaharianas del sur y oeste del Reino de Marruecos, en una justa expresión de soberanía, libre determinación y lucha pacífica. Sin armas y con un gran sentimiento de paz y de justicia, marcharon con banderas, el Corán y por sobre todo, con el entusiasmo de una justa reivindicación histórica, que hoy comienza a tener un amplio respaldo internacional”.

Letra por letra lo afirmado por Rojas Martín es una lección aprendida, de fondo errada y contraria al derecho internacional, que no reconoce derecho alguno marroquí sobre los territorios del Sáhara Occidental. Bien debe saber el rector de una universidad, en su carácter de primus inter pares que el día 6 de noviembre, Marruecos no conmemora ningún anhelo de recuperación de tierras. Al contrario, lo que celebra es la ocupación de la patria saharaui, acontecimiento que dio inicio al genocidio de su población, la vulneración de sus derechos y el robo de sus riquezas precisamente en esa fecha nefasta del 6 de noviembre del año 1975 con la complicidad traicionera de España, bajo una dictadura franquista agonizante, Un rey Juan Carlos I que comenzaba a dar muestra de su doble rasero y una casta política española que ha sido incapaz de cumplir su palabra comprometida con cientos de miles de hombres y mujeres sometidos hoy a la colonización y ocupación marroquí.

El Rector Rojas, no satisfecho con expresar y dejar en tinta su ignorancia respecto al conflicto en el Magreb une otras intervenciones de una pluma  pro monárquica como la del 23 de junio de este mismo año, en el mismo medio El Periodista y titulado “Reino de Marruecos: ejemplo de solidaridad y cooperación regional en África” (8) como también las alabanzas poco pudorosas lanzadas al rey Mohamed VI con motivo de los 20 años de su entronización y escrita en agosto del año 2019 con el título “Mohammed VI, rey de Marruecos: Mirada hacia los desafíos del futuro” (9)

Este grupo de periodistas, académicos, ex parlamentarios entre otros, agrupados en la Fundación Alianza América Latina África Siglo XXI a contrapelo de las leyes internacionales pretende influir de manera tal de consolidar la colonización y ocupación ilegal del territorio que le pertenece legítimamente al pueblo saharaui. Mancillar la vida de miles de saharauis, que han dado la vida por su tierra, decenas de miles que están refugiados en el árido desierto argelino mientras otros cientos de miles viven la ocupación de la bota militar marroquí.

Una Fundación destinada a lavar la imagen de una monarquía acusada de tráfico de drogas, violación de los derechos humanos tanto de la población saharaui como de sus propios ciudadanos. Una Monarquía totalitaria donde la corrupción según el mundo opositor y los cables de wikileaks reflejan que se ha institucionalizado convirtiéndose en un Estado frágil y chantajista cuando quiere obtener lo que quiere de Europa, por ejemplo, en materia pesquera, de control migratorio y hasta de drogas. Donde el 50% del ejército está desplegado en los 2.700 kilómetros de muro que separa los territorios ocupados de los liberados por el frente Polisario. Un En muro que destina al menos 4 millones de dólares diarios para mantener el nivel operativo y cuyo presupuesto sale, fundamentalmente, del expolio del fosfato y la explotación de los caladeros pesqueros del atlántico.

¿Saben esto los artistas, parlamentarios, políticos, pintores y diplomáticos, que entre efluvio y efluvio palaciego, diplomático y aventurero en las arenas del Sáhara, suelen entregar sus alabanzas llenas de frases democráticas a una de las monarquías totalitarias del mundo? Si no están al tanto y simplemente han sido atraídos por los oropeles de la diplomacia, los invito entonces a leer mi libro “la Dignidad Vive en el Sáhara” para informarse responsablemente, pero, si en cambio están al corriente deberán entonces responder por otorgar apoyo y avalar a una monarquía criminal.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Master en Relaciones internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en temas principalmente de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales: Hispantv, Rusia Today, Telesur, www.islamoriente.com, Annurtv de Argentina, Resumen Latinoamericano, La Haine, Rebelion, Radio y Diario Electrónico de la Universidad de Chile, El Ciudadano www.elciudadno.cl. Creador de la página WEB www.politicaycultura.cl. Autor de los libros "la Dignidad Vive en el Sahara" sobre la lucha del pueblo saharaui y el libro "Palestina. crónica de la ocupación sionista" sobre la historia y lucha del pueblo palestino contra la ocupación y colonización del sionismo.
Más artículos de este bloguero




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.