• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Juan de Jesús Monroy Ayala había denunciado en agosto la situación de peligro que enfrentan los excombatientes reincorporados en el Meta.

Juan de Jesús Monroy Ayala había denunciado en agosto la situación de peligro que enfrentan los excombatientes reincorporados en el Meta. | Foto: Semana

Publicado 16 octubre 2020


Blogs



Juan de Jesús Monroy Ayala y su escolta Luis Alexander Largo fueron acribillados a balazos en una zona rural de ese país.

El excombatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), Juan de Jesús Monroy Ayala, fue asesinado en la mañana de este viernes en una zona rural del departamento Meta.

LEA TAMBIÉN:

JEP cita a altos funcionarios colombianos a audiencia pública

Albeiro Suárez, que era su nombre de guerra, fue acribillado a balazos junto a su escolta Luis Alexander Largo (Yeferson Mandela) mientras se trasladaban en motocicleta, en un punto de la vereda El Planchón, municipio La Uribe. Su escolta también había sido exguerrillero y estaba adscrito a la Unidad Nacional de Protección (UNP).

Además de ser conocido por haber integrado la guardia personal del fundador de las FARC-EP, el comandante Manuel Marulanda Vélez, y por integrar la dirección del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Monroy Ayala lideraba a un grupo de excombatientes nucleados en un proyecto de autoabastecimiento de alimentos.

Tras meses de esfuerzos atendiendo varias hectáreas de tierra, los exguerrilleros consolidaron esa entidad socioeconómica que era mostrada como ejemplo y recibía apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Gobierno de Suecia.

En agosto pasado Monroy Ayala había denunciado ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que los excombatientes reincorporados al proceso de paz en el Meta están expuestos a fuegos cruzados.

Responsabilizó de esa situación al incremento del paramilitarismo en varias zonas del central departamento, en particular en aquellas veredas donde se impulsa la erradicación de los cultivos de coca, así como por la presencia de disidencias en la región.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.