• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En al menos cinco capitales del país la ayuda pública, equivalente a 60 dólares no permite comprar ni la mitad de la canasta con productos de primera necesidad.

En al menos cinco capitales del país la ayuda pública, equivalente a 60 dólares no permite comprar ni la mitad de la canasta con productos de primera necesidad. | Foto: Twitter: Río de Paz

Publicado 9 diciembre 2020


Blogs



Río de Paz, una ONG local, protagonizará la protesta por la agudización de la crisis económica en medio de la pandemia.

La organización no gubernamental brasileña Río de Paz organizará la jornada de este miércoles una manifestación de protesta debido al avance del hambre en comunidades brasileñas, fenómeno que se agudizará tras el término de la ayuda de emergencia por la pandemia de Covid-19.

LEA TAMBIÉN: 

Brasil memora a Marielle Franco tras mil días de su asesinato

Al mismo tiempo que durante la primera semana de diciembre se produjo un aumento de la pandemia en Brasil, con 4.067 muertes registradas por la enfermedad, el número más alto desde octubre; llega a su fin el último tramo de ayuda de emergencia gubernamental, la cual desde hace dos meses se redujo a la mitad del equivalente a los 120 dólares iniciales. 

Ahora, sin trabajo y sin ingresos, las familias que viven en las afueras esperan ansiosas la llegada del nuevo año. Luego de discusiones durante todo el año sobre un programa que podría reemplazar a Bolsa Familia, con un mayor valor y un mayor número de familias, el gobierno terminó por renunciar a la creación de la denominada Renta Ciudadana.

Para demostrar la situación desesperada de los habitantes de las favelas y presionar al Gobierno, la ONG Río de Paz prepara una manifestación para este miércoles en la capital, Brasilia, en la cual se levantarán chozas, además de una mesa de 5 metros llena de platos vacíos, ocupada por familias que dependen de la ayuda de emergencia.

Por otro lado, la crítica situación social se ve agravada por la falta de opciones laborales. Incluso antes de la reducción de las ayudas, el paro alcanzó un récord del 14,6 por ciento, unas 14 millones de personas en el trimestre finalizado en septiembre. Con la relajación de las medidas de aislamiento por la Covid-19, más personas se fueron en busca de trabajo.

Además, los hogares sufren el aumento de los precios de los alimentos, pues el valor de la canasta básica aumentó 35 por ciento en los últimos 12 meses. Es decir, en al menos cinco capitales del país la ayuda del equivalente a 60 dólares no permite comprar ni la mitad de la canasta con productos de primera necesidad.

Según el presidente de Río de Paz, Antônio Carlos Costa, acabar con la ayuda de emergencia “es un crimen”, pues según dijo: “Estamos dentro de la favela, visitando chozas y escuchando a los residentes. La desesperación golpeará a los desempleados. Desempleado no porque sea un vagabundo, como se suele etiquetar a los pobres que no trabajan. Pero por no encontrar trabajo, no importa cuánto lo intentes. Esta deuda social es del Estado brasileño y solo él puede pagarla”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.