• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Dentro y fuera de Etiopía crecen las voces que llaman a detener la guerra en curso, encabezada por el primer ministro y Premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed Alí.

Dentro y fuera de Etiopía crecen las voces que llaman a detener la guerra en curso, encabezada por el primer ministro y Premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed Alí. | Foto: EFE

Publicado 26 noviembre 2020


Blogs



Tras el ultimátum, el premier etíope, Abiy ordenó el asalto de sus tropas a la capital de la región rebelde.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Alí, confirmó este jueves haber ordenado a las fuerzas de su Ejército tomar la capital de la región de Tigray (norte del país), territorio contra el cual mantiene una ofensiva armada desde hace tres semanas y al que dio antes un plazo de 72 horas para rendirse.

LEA TAMBIÉN:  

Etiopía rechaza mediación internacional en conflicto en Tigray

Un comunicado de la oficina del premier del país africano revela que "se les ha dado ahora la orden a las Fuerzas de Defensa Etíopes de concluir la tercera y última fase de nuestra operación de establecimiento del orden". Al mismo tiempo, se prometió que "se tendrá mucho cuidado" para no herir a civiles.

El texto refiere que "se harán todos los esfuerzos a fin de que la ciudad de Mekele, que fue construida gracias al duro trabajo de nuestra gente, no resulte muy dañada". Asimismo, solicita a los más de 400.000 residentes de la capital regional que se "queden en casa y alejados de los objetivos militares".

De igual manera, Abiy lamentó que la dirección del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), el cual gobierna la región norteña, no haya accedido a rendirse mientras que sí lo han hecho "miles" de sus fuerzas especiales y milicias. Ello tras darse cuenta de las "intenciones malignas" y "ambiciones destructivas" de sus líderes, afirma el primer ministro.

Esta ofensiva militar que se cierne sobre Mekele, podría provocar nuevas víctimas civiles en una guerra que ya ha causado al menos 600 muertos y más de 40.000 desplazados al vecino Sudán del Sur, según reveló el martes una investigación de la Comisión Etíope de Derechos Humanos (EHRC).

Pese a esta crisis que empeora cada día y a las llamadas de la comunidad internacional a una desescalada, Abiy rechazó este miércoles contener el uso de la fuerza en una "guerra necesaria para defender y preservar la soberanía e integridad del Estado de Etiopía".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.