• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Barreras sostuvo que este hecho fue ocultado por el ministro de Defensa, Guillermo Botero, y la cúpula militar. 

Barreras sostuvo que este hecho fue ocultado por el ministro de Defensa, Guillermo Botero, y la cúpula militar.  | Foto: EFE

Publicado 7 noviembre 2019



En un poco más de un año de gestión, el titular de Defensa, enfrentó dos mociones de censura por su manejo de la seguridad del país, ante el aumento de líderes sociales y excombatientes asesinados. 

El senador colombiano Roy Barreras denunció este martes sobre la muerte de ocho menores de edad tras un bombardeo en una zona de San Vicente del Caguán (Caquetá, sur del país), el pasado septiembre contra alias Cucho, uno de los jefes de las disidencias de las FARC-EP.

LEA TAMBIÉN:

Renuncia el ministro de Defensa de Colombia tras matanza de 8 menores

Barreras sostuvo que este hecho fue ocultado por el ministro de Defensa, Guillermo Botero, y la cúpula militar. 

"Usted (en referencia a Botero) le escondió a Colombia que ese día de septiembre bombardeó a siete niños", afirmó el senador. El octavo menor fue anunciado este miércoles, pese a que aún permanece sin identificar.

Según Barreras, estos adolescentes "fueron revictimizados al ser presentados como delincuentes" ante el país.

"Esconderle esas muertes a Colombia es razón suficiente para que este Senado lo censure", afirmó el presidente de la Comisión de Paz del Senado.

De esta manera, el parlamentario le reprochó a Botero su supuesto desconocimiento del informe de Medicina Legal y la recriminó haber ordenado un ataque sin tomar en cuenta los 'Principios Básicos de Derecho Humanitario', que prohíben acciones que puedan causar "incidentalmente muertos y heridos entre la población civil (...)".

Otros falsos positivos en 2019

En su alocución, Barreras presentó ante el Senado dos casos de este 2019 catalogados como "falsos positivos" o ejecuciones extrajudiciales de civiles hechas por los cuerpos de seguridad del Estado, que son presentadas como ocurridas en combate.

El caso más reciente fue el de Flower Trompeta, un defensor de DD.HH. asesinado en la localidad de Corinto, departamento del Cauca, luego de que presuntamente fuera retenido por el Ejército.

La información oficial asegura que Trompeta murió en combate, aunque testigos afirmaron que un grupo de civiles se lo llevó con vida de su parcela y que su cuerpo apareció después en las cercanías de la vivienda de su abuela.

El informe de Medicina Legal arrojó que la víctima recibió dos tiros en la espalda y uno en el brazo, por lo que se deduce que corría mientras le disparaban, lo que generó dudas sobre la versión de un supuesto enfrentamiento.

Asimismo, otro caso presentado por Barreras fue el del excombatiente desmovilizado Dimar Torres Arévalo, cuya muerte fue ejecutada por el cabo del Ejército Daniel Eduardo Gómez Robledo, por órdenes de su superior, el coronel Jorge Pérez Amézquita, según corroboró la Fiscalía.

Torres Arévalo fue asesinado por Gómez Robledo debido a que este suponía que había sido el responsable del asesinato del militar Pablo Emilio Borja García, a quien le lanzaron un artefacto explosivo de fabricación artesanal mientras caminaba.

El cadáver de Torres Arévalo fue escondido por tres uniformados en una fosa, junto a la motocicleta que manejaba al ser interceptado y asesinado de cuatro tiros. En esa oportunidad, el ministro de Defensa afirmó que la muerte había ocurrido por un forcejeo con fuerzas de seguridad para robar un arma.

Actualmente, Botero ratificó las investigaciones de la Fiscalía y sostuvo que la información del forcejeo fue la primera que le ofrecieron, pese a alegar que el crimen ocurrió cuando el militar estaba "fuera de servicio".

Este caso generó una moción de censura en la Cámara de Representantes contra Botero, el pasado 13 de junio, de la que se libró con 121 votos que se opusieron a la medida y 20 que se manifestaron a favor.

En un poco más de un año de gestión, el titular de Defensa, quien renunció este miércoles a su cargo, enfrentó dos mociones de censura por su manejo de la seguridad del país, ante la cifra en aumento de líderes sociales y excombatientes asesinados. 

La renuncia de Botero ocurrió antes de convertirse en el primer ministro de la historia del país en ser removido por el Congreso por una moción de censura en su contra por la violencia en el Cauca.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.