• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Lula representa la esperanza de los trabajadores brasileños y sus familias.

Lula representa la esperanza de los trabajadores brasileños y sus familias. | Foto: @LulaOficial

Publicado 4 mayo 2022 (Hace 4 horas 29 minutos)



Blogs


Destacó la necesidad de un Gobierno comprometido con los trabajadores si se quieren solucionar los problemas económicos.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró que los problemas económicos de ese país se resolverán cuando los pobres vuelvan a participar en la toma de decisiones para salvar la economía, como fue práctica durante la gestión presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) entre los años 2003 y 2016.

LEA TAMBIÉN: 

Dan plazo a Policía brasileña para informar sobre causa contra Bolsonaro

En entrevista concedida a un medio de prensa estadounidense y publicada este miércoles, el fundador y líder del PT subrayó que ello se concretará “cuando los pobres participen en el presupuesto, cuando los pobres trabajen, cuando los pobres coman”.

Agregó que ello “solo es posible si se tiene un Gobierno comprometido con los más pobres”, a diferencia de lo que se observa, dijo, en los años posteriores al golpe parlamentario contra la exmandataria Dilma Rousseff, en 2016.

Expresó que de entonces a la fecha los Gobiernos de derecha han desmantelado “todo lo que era política para beneficiar a la gente pobre -todas las políticas de inclusión social, lo que hicimos para mejorar la calidad de las universidades, las escuelas técnicas, mejorar la calidad de los salarios, mejorar la calidad del empleo”.

Recordó que durante los mandatos del PT “no solo hubo crecimiento, con la mayor inclusión social de la historia, sino que hubo responsabilidad fiscal y la promoción de un ambiente de seguridad macroeconómica”.  

Manifestó que “la gente trabajaba, tenía aumentos salariales por encima de la inflación y echa de menos eso, y quiere que se mejore”.

Lula acusó al actual presidente de ultraderecha, Jair Bolsonaro, de propagar el odio y el fascismo, además de destruir la educación y economía brasileñas.

El mandato de Lula (2003-2011), quien el 7 de mayo será oficializado candidato a las presidenciales del 22 de octubre próximo, concluyó con una aprobación popular de 83 por ciento.

De acuerdo con recientes sondeos de opinión, moviliza una intención de voto ascendente a 45 por ciento frente a los 31 puntos porcentuales que tiene Bolsonaro.

En caso de ser electo, habrá de trabajar para reactivar una economía debilitada por la pandemia; luchar contra la desigualdad, la pobreza y la corrupción; salvar una democracia bajo amenaza y recuperar el país luego de dos años de caótica gestión de la Covid-19.

Al opinar sobre el panorama internacional, el expresidente de Brasil consideró urgente y necesario crear una nueva gobernanza mundial, e instó a reconstruir las Naciones Unidas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.