• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Ante una alerta de tsunami o ante indicios de que uno puede acercarse, es necesario ponerse a resguardo de forma urgente.

Ante una alerta de tsunami o ante indicios de que uno puede acercarse, es necesario ponerse a resguardo de forma urgente. | Foto: sela.org

Publicado 3 noviembre 2021



Blogs


La velocidad de propagación de un tsunami es de aproximadamente 800 kilómetros por hora en mar abierto.

Los tsunamis son una secuencia de olas producidas por terremotos en el fondo marino o por deslizamientos submarinos, erupciones de volcanes sumergidos o por el impacto de meteoritos.

LEA TAMBIÉN:

Los cinco tsunamis más fatales de la historia

El origen de la palabra es japonés y significa “ola de puerto” dividido en “tsu” (puerto) y “nami” (ol). Se produce cuando hay una dislocación de una porción extensa del fondo marino que perturba la superficie del mar, provocando el desplazamiento de agua varios metros por encima de su posición de equilibrio.

Cuando llegan a las costas, pueden causar inundaciones repentinas o una retirada del mar seguida por una inundación. La marea sube rápidamente como si fuese una pared de agua que se abalanza sobre las costas, pudiendo alcanzar varios kilómetros tierra adentro.

Se suelen clasificar en tsunamis de origen local, regionales, lejanos o transoceánicos. Pueden alcanzar hasta 30 metros de altura, como el ocurrido en Sumatra (2004) y en Japón (2011).

 

Los tsunamis constituyen una amenaza para la vida y las infraestructuras y propiedades. A su paso, devastan rocas, embarcaciones y dejan escombros y desplazan todo tierra adentro a gran velocidad.

La región del Cinturón de Fuego del océano Pacífico, o las zonas de hundimiento o subducción de los bordes de las placas tectónicas, son espacios propensos para este fenómeno.

Para que estés preparado para el impacto de un tsunami, te compartimos algunas medidas que debes tomar cuando se emita una alerta.

1- Aléjate de zonas costeras bajas y de mayor peligro

Aunque no todos los terremotos generan tsunamis, si recibes alerta de tsunami o si sientes un terremoto fuerte, el terremoto es de por sí una alerta. Aléjate de las playas y zonas costeras bajas.

 

2 - Aléjate de áreas peligrosas durante la alerta

Si estás cerca de ríos o arroyos, deltas de ríos o bajos de arena, debes buscar la cima de una colina o un edificio en su punto más alto.

3- Cuidado con los cambios en el nivel del mar

Tanto si aumenta como si disminuye de forma repentina, ten cuidado. Si queda al descubierto el lecho marino, es claro que el impacto de un tsunami es inminente.

 

4- Nunca vayas a la playa a observar un tsunami

Esta acción es peligrosa y puede que quedes sin vida. El tsunami comienza a inundar todo a gran velocidad, desplazándose más rápido que lo que una persona puede correr. Tampoco utilices automóvil. Sal del auto e intenta ponerte a reguardo.

5 - En mar abierto, las olas de tsunamis no suelen destruir embarcaciones

Si está navegando en una embarcación y percibes un sismo fuerte o te avisan de alerta de tsunami, no regreses a puerto. Aunque a veces no generen peligro de inundación, las olas de tsunami se fortalecen a la entrada de puertos y las embarcaciones en un puerto estallan unas con otras.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.