• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La investigación tuvo su origen tras el pedido colombiano de pertenecer a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) a sugerencia de esta, y buscaba homologar los estándares de transparencia de sus fuerzas armadas con las del grupo de defensa europeo.

La investigación tuvo su origen tras el pedido colombiano de pertenecer a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) a sugerencia de esta, y buscaba homologar los estándares de transparencia de sus fuerzas armadas con las del grupo de defensa europeo. | Foto: EFE

Publicado 22 mayo 2020


Blogs



El titulo del operativo hace referencia al tradicional bastón de mando que usan los generales, grupo por donde se inició la investigación, que puso al descubierto "las manzanas podridas" de la institución.

Nexos con el narcotráfico, complicidad con la eliminación de líderes sociales, espionaje electrónico, perfilamiento a opositores de izquierda, negociados en compra de armas, protección a la minería ilegal, venta de armas y salvoconductos a grupos paramilitares e irregulares son algunas de las acusaciones que la Operación Bastón revela sobre el ejército colombiano.

LEA TAMBIÉN: 

Colombia: Narcos tenían información militar y policial privilegiada

La investigación tuvo su origen tras el pedido colombiano de pertenecer a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) a sugerencia de esta, y buscaba homologar los estándares de transparencia de sus fuerzas armadas con las del grupo de defensa europeo.

La operación de contrainteligencia puso al descubierto numerosos hechos de corrupción que involucran a 16 altos generales y 266 oficiales y suboficiales del Ejército, y 35 civiles. El titulo del operativo hace referencia al tradicional bastón de mando que usan los generales, grupo por donde se inició la investigación, que puso al descubierto "las manzanas podridas" de la institución.

La filtración de los resultados de la investigación por periodistas colombianos generó conmoción en la opinión pública y un llamado al Senado del Ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo por parte de Iván Cepeda, Gustavo Bolívar y Antonio Sanguino.

Como un "panorama espeluznante", al interior del Ejército colombiano, definió el senador Iván Cepeda dicho informe. Demuestra, dijo, la existencia de "un sólido bloque corrupto de extrema derecha, estrechamente ligado al narcotráfico en el Ejército nacional". Hizo hincapié que en las zonas donde se vincula a generales con el Clan del Golfo y otras organizaciones criminales se han producido asesinatos sistemáticos de  líderes sociales.

Denunció que se busca echar un manto de silencio sobre la investigación acotando que "a la llegada del General Nicasio Martínez (se) produjo un barrido de las investigaciones y se procedió a trasladar a los que realizaron dichas operaciones a otras dependencias del Ejército". Cuestionó además que se pretenda, por parte de la fiscalía militar,  vincular a personas de la institución por la filtración de los resultados de la Operación así como a los periodistas que la difundieron.

Para Gustavo Bolívar, de Alianza Verde, los hechos denunciados "corresponden a un entramado de estructuras criminales enquistados con un aparato de extrema derecha", negando que su difusión pretenda ser un debate sobre las Fuerzas Armadas.

También denunció que al interior de la institución armada se estaría generando un enfrentamiento soterrado entre los altos mandos por contratos de aviones y baterías antiaéreas próximos a otorgarse por un costo superior a los 1.000 millones de dólares.

Sobre los "perfilamientos" por parte de oficiales de inteligencia del Ejército, en los que aparece, el senador Antonio Sanguino, dejó claro que esta es una "práctica común" que no solo viola derechos fundamentales, sino que además, en su caso, lo vincula con personas a las que no conoce. Esta situación, argumenta, le genera mucha preocupación por su seguridad, ante las continuas amenazas de grupos de extrema derecha como los Águilas Negras que ya lo han amenazado de muerte en otras ocasiones.

De su lado, el ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ante las afirmaciones de los senadores, negó que haya encubrimiento en los casos denunciados, acotando que por disposición legal, la Procuraduría no puede dar a conocer ni los nombres de las personas investigadas, ni el estado del proceso que, aseguró, se encuentra en proceso de investigación.

Destacó que, sobre los supuestos vínculos de las Fuerzas Armadas con el narcotráfico, están siendo investigados, acotando que se trata de casos individuales por lo que no se puede hablar de una estructura al interior del Ejército.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.