Mostrar:
Autores:
Buscar:

Carlos Aznarez
Carlos Aznarez

Periodista argentino en medios de prensa escrita y digital, radio y TV. Escritor de varios libros de temas de política internacional. Director del periódico Resumen Latinoamericano. Coordinador de Cátedras Bolivarianas, ámbito de reflexión y debate sobre América Latina y el Tercer Mundo.

74 Notas publicadas

Notas recientes

Evo tiene millones detrás dispuesto a defenderlo en todas las circunstancias. Gente dispuesta a poner el pecho por puro agradecimiento a quien lideró un proceso de cambio profundo para sus vidas.

Lula Libre es la victoria de la justicia de la razón que siempre caminó en contramano con la justicia sistémica que mantuvo al ex presidente en prisión solo por venganza y revanchismo.  

María de Lourdes Santiago es la joven  vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño, uno de los más activos a la hora de dar batalla al poder colonial estadounidense y reivindicar toda una historia de lucha que tiene, entre otros, como estandarte, los nombres de Pedro Albizu Campos, Lolita Lebrón y más recientemente al combatiente de la libertad Filiberto Ojeda Ríos. Lourdes Santiago fue una de las grandes protagonistas al hablar de la causa boricua en el Encuentro Antiimperialista celebrado hace pocos días en La Habana. Su claridad y pasión al expresar las ideas básicas de la batalla independentista generó que no solo la nutrida delegación que llegó desde ese país sino todos los delegados y delegadas del Encuentro la ovacionaran y de esta manera testimoniaran su solidaridad con la consigna de "Puerto Rico Libre”. Con María de Lourdes hablamos en ese marco y esto es lo que nos contó:

Discusos contundentes contra el imperialismo y sus consecuencias económicas y guerreristas, relatos de luchas anti-extractivistas, la mayoría de ellas en el transcurso de gobiernos de derecha, pero sin excluir algunas administraciones progresistas, denuncias de represión implacable, bloqueos (contra los pueblos de Cuba, Venezuela, Irán o Corea del Norte), detenciones, torturas, asesinatos de líderes populares. Todo ello y muchas aristas más de la misma envergadura es lo que se ha escuchado en los dos primeros días de trabajo del Encuentro Antiimperialista que delibera en La Habana, Cuba. 

Mauricio Macri ha sido para este país como un huracán maligno, esos que arrasan pueblos, destruyen todo lo que hay a su paso y generan una sensación mezcla de impotencia y rabia. Miles de empleos perdidos, conquistas históricas de las y los trabajadores anuladas, hambre y carencias como en las peores épocas, mucha desolación en los barrios más pobres y en no pocos de la clase media. Pero también, este tiempo de muchas tristezas y poquitas alegrías, trajo aparejado presos políticos. Es precisamente este tema del que habla esta crónica de urgencia, ya que en la tarde de este jueves fuimos, junto al Secretario de Derechos Humanos de ATE Nacional, Héctor Carrica, a visitar a ese luchador social que es Luis D’Elía.

Preparadas de antemano a través de las redes y bajo la convocatoria de una sigla llamativa, "Tsunami democrático", Cataluña entera se puso de pie y fue generando a lo largo de toda esta semana múltiples muestras de su decisión de no permanecer impasibles.

Vinieron desde todos los puntos del país, cargadas con pequeñas mochilas y bolsos, donde guardaban poquitas cosas, Sabían que la movida no era fácil pero no pensaban que la espera en la ciudad de la furia fuera tan prolongada.

Mauricio Macri repite la orden que a su vez le dio Donald Trump. "Hay que romper relaciones con Venezuela", le susurra en el oído a su ministro de Exteriores, Jorge Faurie. Está apurado Macri ya que sabe que se va muy prontito y este “deber” que le encargaron sus tutores en Washington, es fundamental para demostrar que siempre fue un niño aplicado. Y bastante alcahuetón, dicen quienes lo conocen de cerca.

Las cartas están echadas para este mal gobernante, ya que decenas de miles de indígenas, obreros, estudiantes, van a ocupar Quito y también Guayaquil, exigiendo no solo que se derogue el paquetazo fondomonetarista, sino que se vaya quien ordenó disparar contra el pueblo, quien aseguró la impunidad de los policías que arrojaron a tres jóvenes manifestantes desde el puente de San Roque, en el centro histórico de Quito

No es igual al Caracazo venezolano de 1989 pero se le parece bastante. En esa ocasión también el mandatario Carlos Andrés Pérez.