Mostrar:
Autores:
Buscar:

Miguel Angel Ferrer
Miguel Angel Ferrer

Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio.

71 Notas publicadas

Notas recientes

Las palabras de Donald Trump no pueden ser más claras: si México no detiene el flujo de drogas (todas ellas) y de migrantes (de cualquier nacionalidad) hacia Estados Unidos, el gobierno yanqui aplicará aranceles a las exportaciones mexicanas desde un inicial 5 por ciento hasta un posterior 25 por ciento.

Desde hace décadas se sabe que la migración indocumentada de mexicanos hacia EU no es un problema de México sino de la Unión Americana.

Evidentemente Germán Martínez Cázares pensó que el gobierno de López Obrador iba a ser como el de Felipe Calderón. Que se podría entrar a saco en las arcas públicas.

La crisis ambiental que vive la Ciudad de México está sirviendo como maligna y poderosa munición para atacar al gobierno de López Obrador.

Hasta ahora no han rendido frutos los enormes esfuerzos de la derecha mexicana en pos de mermar el respaldo popular a las ideas y a las políticas del presidente López Obrador.

Hace ya muchos años que la migración de mexicanos hacia Estados Unidos encuentra crecientes dificultades: mayores costos, más represión, más y mayores peligros.

Por más que los adversarios y críticos de López Obrador busquen con lupa alguna medida o acto del Presidente que pudiera ser considerado lesivo para el pueblo, hasta el momento no han podido encontrarlo.

Los desplazamientos de población son tan antiguos como la especie humana. Durante milenios en que el hombre vivió de la caza, la pesca, la recolección de frutos y el pastoreo, las migraciones eran la condición esencial de la existencia de cualquier grupo humano.

Según las propias palabras de Donald Trump, la invasión militar de Venezuela es una de las opciones de Estados Unidos para derrocar al presidente Nicolás Maduro y para instalar en Venezuela un gobierno dócil a los dictados de Washington.

Sorprende a propios y extraños la enorme habilidad de López Obrador en el manejo de la relación de México con Estados Unidos.