Mostrar:
Autores:
Buscar:

Itzamná Ollantay
Itzamná Ollantay

Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.

75 Notas publicadas

Notas recientes

Cambridge Analytica fue la empresa inglesa que con la “mina datos” de los usuarios norteamericanos de Facebook construyó mensajes digitales, en base a miedos y deseos, y bombardeo a los facebookeros norteamericanos hasta convencerlos que Donald Trump era el “mesías que esperaba Norteamérica y el mundo”.

A principios del presente siglo, la ciudad de La Paz, sede de Gobierno de Bolivia, era insoportable. El hegemónico sistema neoliberal, en menos de dos décadas, había generado una generalizada incertidumbre sociopolítica casi sin precedentes, y la convulsión social nacional, como respuesta, adquiría ribetes apoteósicos.

Si durante la Colonia y la República la comunicación indígena operó para enjaularnos en fronteras política, en busca de las fallidas identidades nacionales. En esta etapa de la era digital, la comunicación indígena, utilizando la tecnología moderna, debe engancharse a la Internet (mientras nos permita esta cárcel de algoritmos) para resignificar las agendas postergadas de nuestros pueblos.

Los Gobiernos de Ecuador, Guatemala y Perú, simultáneamente se encuentra en  una incertidumbre política. Ecuador y Guatemala con los derechos y garantías constitucionales restringidos, sea por Estado de Excepción o Estado de Sitio. En el caso de Perú, con un Congreso de la República
disuelto que ya casi es una tradición política.

El 5 de abril de 1992, el entonces Presidente Alberto Fujimori, el “apoteósico” chinito, disolvió el desprestigiado Congreso de la República del Perú de aquel entonces, bajo el argumento de democratizar el Perú y luchar contra la corrupción.

Cuando el alemán Carl Smihtt, a principios del siglo XX, elaboraba su teoría política sobre “Estado de Excepción”, como una extrema medida para preservar el “bien público”.

Las y los indígenas en Abya Yala somos alrededor de 50 millones de personas. Representamos cerca del 10% de la población latinoamericana.

Guatemala, República bicentenaria de Centroamérica, nuevamente es noticia internacional porque su Gobernante, Jimmy Morales, decretó nuevo Estado de Sitio en una de las áreas geográficas más empobrecidas y conflictuadas por la violenta incursión de empresas hidromineras. El argumento: “lucha contra el narcotráfico”.

En las sociedades o comunidades digitales, al parecer, la ética y la estética están definidas por las pantallas del Smartphone, iPhone… que fijan y promueven lo bueno y lo bello para cada comunidad digital. Estas mediaciones tecnológicas, ahora, convertidas en “fuentes” de verdades casi infalibles, nos aproximan a las realidades, pero también nos alejan de ella irremediablemente, convirtiéndonos en irreflexivas “sociedades creyentes”.

A raíz de la valerosa denuncia de fraude electoral que hiciera la indígena Thelma Cabrera (ex candidata presidencial del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, MLP) en relación al proceso electoral reciente en Guatemala, diferentes actores sociales y políticos intentaron “descalificarla” o “mofarse” de aquella denuncia inmediata que, ahora, se convierte en una inconveniente verdad irrefutable.