Mostrar:
Autores:
Buscar:

Ricardo Arturo Salgado Bonilla
Ricardo Arturo Salgado Bonilla

Licenciado en Matemática e Investigador Social. Escritor y Analista autodidacta. Colaborador de teleSUR y otros medios digitales. Censurado en su país, Honduras (por medios y por lectores). Actual Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Libertad y Refundación, LIBRE.

6 Notas publicadas

Notas recientes

Muchas veces elaboramos nuestros juicios apegándonos lo más posible al rigor científico. Normalmente, no aparecen en ellos las anécdotas, los relatos de protagonistas o testigos, tampoco medimos el peso de estos en una determinada coyuntura. Esos relatos, que vuelan en la tradición oral, y la típica expresión “me lo contó alguien que tiene porque saberlo”, pueden explicar, en parte, la dimensión de acontecimientos que nosotros apenas percibimos.

¿Bajo que parámetros es Maduro un dictador? Ganó sus elecciones con mayoría; las leyes de su país permiten su mandato. Los programas sociales de su gobierno son los más avanzados en América Latina; tanto así que aun bajo el asedio incesante, y la descarada guerra económica, las estadísticas internacionales siguen manteniendo a Venezuela por el encima de la media en el continente.

Hoy toma juramento para un nuevo término presidencial, en la hermana República Bolivariana de Venezuela, el compañero Nicolás Maduro Moros. Nosotros somos dignamente representados por nuestro Coordinador General, Manuel Zelaya Rosales, protagonista de la década de la esperanza, en la que iniciamos una era de cambios, que desató una agresión imperial contra nuestros pueblos que hoy cobra una fuerza brutal, al tiempo que se eleva nuestra poderosa resistencia y determinación a ser libres.

El Estado que nunca fue y el paraestado que rige.
Simplemente, el accionar de los pueblos tiene dos componentes que afectan su historia permanentemente: su propio avance y acumulación de fuerzas, y las acciones del enemigo que son siempre encaminadas a ejercer destruir las primeras.
Sé que no es fácil transitar entre la teoría y la praxis, y que buscar moldes en los que quepa la realidad es una tarea estéril. Sin embargo, algunas lecciones de vida, bastan, a veces, para explicar lo que queremos decir y hacer.