• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El argumento del videojuego se crea a partir de la historia ficticia de una pareja que se une a la resistencia y la clandestinidad.

El argumento del videojuego se crea a partir de la historia ficticia de una pareja que se une a la resistencia y la clandestinidad.

Publicado 7 septiembre 2020


Blogs



Sus creadores buscan llamar la atención sobre esa etapa de la historia chilena y llevarla a los jóvenes.

Diseñadores han creado un videojuego ambientado en la dictadura de Augusto Pinochet, con el cual buscan atraer la atención sobre este periodo de la historia chilena desde una nueva plataforma.

LEA TAMBIÉN: 

Chile: organizaciones se suman a comando por nueva Constitución

Jorge Olivares, líder del proyecto, señaló que iniciaron la idea "como un rescate de la historia nacional reciente (...), que ha sido omitida por la historiografía oficial del país y por el modelo imperante social que hay en Chile". El videojuego -que lleva el nombre "Dirty Wars - September 11"- se basa en la época de dictadura y los primeros años después del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 contra Salvador Allende.

Su argumento se crea a partir de la historia ficticia de una pareja que se une a la resistencia y la clandestinidad. Los jugadores se encontrarán con mecánicas de sigilo, puzles y cinemáticas interactivas en las que deben manejar diversas identidades, información y tácticas de contrainteligencia para sobrevivir.

 

Sus creadores conocieron a personas que se incorporaron a la lucha y sus relatos, los cuales sirvieron de inspiración para trasladar esas historias al formato de un videojuego y llevarlo a las nuevas generaciones.

Las diversas demandas de tipo creativo del proyecto los llevaron a crear un equipo multidisciplinario que los asiste en las diferentes facetas, aunque también se apoya en colaboraciones, pues tareas como la creación de atmósferas se han convertido en un desafío debido a la falta de información gráfica que provocó la censura. Inicialmente fue concebido para un solo jugador y en una PC, pero eventualmente puede llegar a teléfonos móviles.

 

El trabajo de preproducción fue financiado por el Fondo Audiovisual del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile. Ahora sus desarrolladores buscan financiamiento para darle impulso a las fases siguientes, aunque temen que las instituciones gubernamentales frenen sus planes por considerar el juego subversivo en el contexto actual.

"Mayoritariamente, los estudiantes siempre estuvieron apoyando a las asociaciones de familiares en búsqueda de la justicia. Quedó ese sentimiento antidictadura que lo traspasaron sus padres y sus abuelos, por lo cual esa es la reacción que tienen hoy en día, con todo el tema del toque de queda y militares en la calle. Ellos no lo vivieron, pero saben que pesa en la historia de nuestro país", expresó la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep) de Chile, Alicia Lira Matus.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.