• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Para evitar las alergias durante la cuarentena,se deben tomar medidas para reducir los niveles de pólenes en el interior de los domicilios.

Para evitar las alergias durante la cuarentena,se deben tomar medidas para reducir los niveles de pólenes en el interior de los domicilios. | Foto: teleSUR

Publicado 1 julio 2020


Blogs



Al permanecer en sus hogares, las personas se exponen a una posible acumulación de polvo y circulación de alergias.

Medidas preventivas como el distanciamiento social y las cuarentena, implementados por ante la pandemia de la Covid-19, ha generado impacto en el estilo de vida de la población, así como en la salud de personas que presentan alergias.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo prevenir enfermedades respiratorias ante la Covid-19?

De acuerdo con la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), permanecer el mayor tiempo posible en casa va a hacer que se reduzca notablemente la exposición a pólenes en las personas alérgicas y esto va a beneficiar al control de sus síntomas.

Sin embargo, alertan que también se deben tomar medidas para reducir los niveles de pólenes en el interior de los domicilios.

Al respecto, la clínica estadounidense Mayo indica que la alergia a los ácaros del polvo es una condición común que surge como una reacción del sistema inmunitario frente a estos microorganismos, y suele proliferar en la mayoría de los hogares, particularmente, cuando son ambientes cálidos y/o húmedos.

En este contexto, al estar las personas en sus casas, los especialistas consideran que puede aumentar un poco la acumulación del polvo, y con ella, la circulación de las alergias.

Alérgenos en los hogares

De acuerdo con la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI), la alergia causada ​​por los alérgenos de interior puede producirse por los excrementos de ácaros del polvo, caspa de animales, excrementos de cucarachas y mohos.

La Academia explica que estos ácaros son un desencadenante común de los síntomas de alergia y asma; aunque se pueden encontrar en toda la casa, “estas criaturas microscópicas prosperan en ambientes cálidos y húmedos, como ropa de cama, muebles tapizados y alfombras”.

Al respecto, recomienda que en las habitaciones se deben reducir los niveles de ácaros, cubriendo los colchones, somieres y almohadas con fundas especiales de tela a prueba de alérgenos o fundas de plástico herméticas y con cremallera.

Asimismo, recomiendan lavar la ropa de cama semanalmente en agua caliente y secarse en una secadora. Mientras que las fundas a prueba de alérgenos para edredones y almohadas no se deben lavar regularmente.

De igual forma, sugieren quitar las alfombras tanto como sea posible, y evitarlas en concreto o pisos húmedos. Además, usar “deshumidificadores en sótanos húmedos puede ser útil, pero vacíe el agua y limpie las unidades regularmente para evitar que se forme moho”.

Por su parte, la clínica de Mayo señala que más allá de barrer o aspirar el suelo, se debe trapear con un paño húmedo o aceitado para evitar que el polvo se disperse en el aire y caiga en otras partes.

El jefe del Servicio de Alergia e Inmunología del Hospital Universitario Austral en Buenos Aires, Argentina, doctor Gustavo Marino, precisa que "el alérgico reacciona a los alérgenos de su medio ambiente y, en general, a un grupo que llamamos intradomiciliarios, y el hecho de estar encerrados, claramente podría afectar más a un paciente con este tipo de sensibilidad".

Otra de las problemáticas de esta cuarentena, detalla Marino, “son las reacciones típicas por mal uso de los desinfectantes, como la lavandina, que se debe usar de forma adecuada, porque si no producen dermatitis de contacto, en algunos casos con cuadros severos".

Desconfinamiento y alergias

El aumento de las alergias no se restringe solamente a la cuarentena. Según el jefe de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, España, doctor Carlos Colás, las salidas a las calles luego de varias semanas de cuarentena podría ocasionar que los pacientes alérgicos sufran al exponerse al contacto con el polen, gramíneas, olivos o arizónicas.

Así, se prevé que la alergia durante el desconfinamiento sea más intensa, desencadenando los típicos síntomas como picor de nariz, de ojos, falta de aire, congestión y secreción nasal, estornudos, presión en el pecho y tos seca.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.