• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Pajón recibió la medalla de plata con más valor que sus dos oros anteriores por lo que significó el proceso de recuperación y regreso a juegos olímpicos.

Pajón recibió la medalla de plata con más valor que sus dos oros anteriores por lo que significó el proceso de recuperación y regreso a juegos olímpicos. | Foto: EFE

Publicado 30 julio 2021 (Hace 11 horas 43 minutos)



Blogs


Con la presea plateada obtenida en Tokio, Mariana Pajón entra a la historia del olimpismo como la única atleta colombiana con tres pódiums.

La medalla de plata conseguida por la colombiana Mariana Pajón en la final de ciclismo BMX Femenino en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tiene sabor a oro para los aficionados de su país.

LEA TAMBIÉN:

Boxeador cubano triunfa en Tokio al compás del Patria o Muerte

El logro de esa presea está lleno de sacrificios y de la posibilidad, en algún momento, de abandonar su carrera deportiva debido a una lesión que pudo haberla retirado de su pasión.

Los últimos tres años para la medallista no fueron fáciles. El 6 de mayo del 2018, Pajón se fue al costado de la pista en desarrollo de la cuarta válida de la Copa Mundo de Pependal, Países Bajos, en una caída que en el comienzo no se veía tan mal, pero una vez revisada por los médicos el diagnóstico fue devastador.

Dos días después anunció que la lesión que sufría era delicada: ruptura total del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda y ruptura parcial del colateral medial.

Para su fisioterapeuta, el peor diagnóstico estaba dado. Esa ruptura de ligamento cruzado anterior de rodilla representaba mucho tiempo por fuera de las pistas y perder en trabajo de varios años además de quedar por fuera de competencias que le darían una posición destacada en el ranking mundial.

Pajón pasó por el quirófano y, tras nueve meses, regresó a la competencia en Boyacá, Colombia, en lo que marcó para ella la búsqueda incansable de recuperar el terreno perdido para lograr la clasificación a Tokio.

“Cuando comencé con la lesión, con los dolores, no me aguantaba la pierna, pensé mucho, no tuve la intención de retirarme, de colgar la bici, tengo mucho por delante todavía (...) Mi marido fue el que me sacó adelante, era el que me animaba a ir a entrenar”, expresó la atleta.

Pajón dejó de ir a las terapias, pero su familia y su esposo, Vincent Pelluard, se encargaron de mostrarle el camino, casi de obligarla a volver a ponerse el uniforme, de subirse a la bicicleta, de regresar al gimnasio.

Desempeño

El ciclo olímpico para la doble medallista (Londres 2012 y Río 2016) no fue el mejor, incluso se fue a la ruta para fortalecer rodilla y logró medallas en ciclismo de pista. Los Panamericanos de Lima fueron para la colombiana el punto de despegue en su recuperación de forma antes de lograr el cupo a Tokio.

En las fases de clasificación, a la ronda final de estos juegos olímpicos, disputó tres mangas de clasificación de manera inteligente en una pista peligrosa debido a la lluvia previa al evento y los contactos entre competidoras, que dejaron a varias involucradas en caídas y grupos quebrados por estos accidentes.

Su coraje le permitió, en la final, avanzar de una posición de retaguardia a respirar muy cerca de la campeona, la británica Bethany Shriever.

Tras la prueba, Pajón abrazó la bandera colombiana, en Japón, con lágrimas. Recibió la medalla de plata con más valor que sus dos oros anteriores por lo que significó el proceso de recuperación y regreso a juegos olímpicos.

Hasta la fecha, tres colombianos habían obtenido medallas en dos versiones de juegos olímpicos. El primero (precursor de preseas olímpicas para el país) fue el tirador Helmut Bellingrodtquien consiguió medallas de plata en Munich 72 y Los Angeles 1984, Mariana Pajón oro en Londres y Río de Janeiro y Caterine Ibargüen plata en Londres y Oro en Río.

Con la presea plateada obtenida en Tokio 2020, Mariana Pajón entra a la historia del olimpismo como la única atleta colombiana con tres pódiums olímpicos.

Junto a ella dos latinoamericanas ostentan esta calidad: la brasileña Mayra Aguiar en judo, con tres medallas de bronce conseguidas en Londres, Río y ahora en Tokio, y la cubana Idalys Ortiz, también en judo con bronce en Beijing 2009, oro en Londres y plata en Río.

Mariana las supera, la cantidad es la misma, pero los metales son más importantes: dos oros y ahora una plata. El apellido Pajón ya es leyenda olímpica.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.