Mostrar:
Autores:
Buscar:

Fernán Medrano
Fernán Medrano

Latinoamericano y humanista. Columnista de opinión. Analista político y de la actualidad colombiana, latinoamericana y mundial. Colaborador de portales de comunicación alternativa. Bloguero de medios y agencias internacionales de noticias. Interesado en los procesos y movimientos sociales, sobre todo de la Patria Grande. Nació a orillas del mar Caribe, en Colombia.

17 Notas publicadas

Notas recientes

Evo Morales había sido reelegido Jefe de Estado luego de exponerse varias veces a la voluntad popular, algo profundamente despreciado por los sectores más reaccionarios y por la derecha racista internacional y la radicada en Bolivia.

Los líderes sociales, indígenas, afrodescendientes y comunidades negras y defensores de derechos humanos de Colombia están en constante peligro; en promedio cada tres días asesinan a un indígena en este país sudamericano; más que una tendencia del momento en las redes sociales, su grito desesperado es: “No están matando”.

En época electoral los medios mercantiles incrementan al máximo sus métodos de distorsión de la realidad. Usan y abusan de las encuestas. Sus sondeos no se ajustan a la verdad; son comparables con la mentira, invento de la imaginación, falsedad ramplona.

Desconociendo la voluntad popular y que el cómputo de las elecciones en Bolivia ya se hallaba cerca del 97% del escrutinio, el cual dio como ganador en primera vuelta a Evo Morales, el director de observación electoral de la OEA, Gerardo de Icaza, aseguró que era "mejor opción convocar a una segunda vuelta". Para justificar su afirmación utilizó un argumento inclinado, favorable y cómodo para que la oposición boliviana continuara en lo que el mismo líder boliviano bien llamó un golpe de Estado.

Los ladrones mundiales no han podido robarle la dignidad a los pueblos de Ecuador, ni de Chile, ni de Haití ni a ningún pueblo de Nuestra América. Cuando la humanidad habló de dignidad, Ecuador, al igual que Haití, Honduras, Chile, etc., dijeron ¡Presente!

El pueblo de Ecuador ha demostrado que otro mundo sí es posible, con inteligencia/planificación y decisión/acción. La implementación de la receta neoliberal en Ecuador fue como encender un fósforo cerca de un barril de gasolina que hizo explotar el malestar social. Encontró una considerable oposición popular.

El pueblo ecuatoriano ha sabido conjugar  en las calles el verbo resistir como se conjuga el verbo empoderar; estas voces por momentos suenan como si fueran opuestas, ya que como las define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la palabra resistir es algo así como ser sumiso, “tolerar, aguantar, sufrir”,  y la palabra empoderar denota hacerse fuerte el débil o un grupo social ninguneado; pero vale pena aclarar que no es volverse fuerte y poderoso en el sentido de ser como Donald Trump o George Soros -por solo mencionar un par de nombres-, sino en obtener el poder (legítimo, efectivo, justo, liberador), autoridad y adquirir presaberes y saberes (y no sólo conocimientos), además de atesorar experiencia para saber cómo, cuándo y por qué practicar la resistencia/empoderamiento contra las injusticias de todo tipo, máxime la injusticia social.

Ante el asesinato de los líderes sociales, el presidente de Colombia, Iván Duque, admite que es "difícil" proteger la vida de los siete millones que hay en el país.

Bécquer contemplaba su mundo interior desde adentro y desde afuera para terminar elevándose por encima de su angustia.

Lula es uno de los nuestros, hombre de alma noble. Aun cuando el Brasil es un país demasiado grande en extensión territorial y poblacional, sin duda le cabe a Lula en la cabeza.