“Porque el pueblo no se ha encaprichado” | Blog | teleSUR
1 mayo 2020
“Porque el pueblo no se ha encaprichado”

En el ejercicio de su profesión el periodista muy pronto aprende que los periódicos no son ni deben ser espacios para tratar asuntos personales. Esta es la regla y a su mandato debe uno atenerse. Pero hay ocasiones en que el periodista se siente moralmente obligado a violar la norma. Así me pasa a mí ahora ante la desaparición física de Julio Camelo Martínez, el amigo noble y generoso que fue para mí como un hermano a lo largo de más de treinta años.

“Porque el pueblo no se ha encaprichado”

La triste noticia me fue comunicada por Teresa Torres, su infaltable secretaria, colaboradora y amiga fiel de más de tres décadas. Y lo hizo, seguramente, del mejor modo posible: transmitiéndome la nota luctuosa salida del corazón de María del Carmen Cervantes, Pamela, la noble compañera de toda la vida de Julio Camelo:

“Participo con profundo dolor la partida de Julio Camelo Martínez, mi amoroso compañero de más de cincuenta años. Julio: estoy segura que nuestra querida familia, amigos, conocidos, compañeros de estudio y de trabajo recordarán siempre la esencia de tu ser: amoroso, amigo leal, humano, dispuesto a ayudar siempre a los demás, divertido, bromista, gran lector y gran conversador, gentil, discreto y congruente, tanto en tu vida personal como en la profesional. Las personas estamos formadas de claroscuros y en tu vida son preferenciales los primeros”.

Los adjetivos empleados por Pamela no pudieron ser más justos. Pero compartiéndolos todos, me quedo con esta pincelada: “dispuesto a ayudar siempre a los demás”. No hay en el mundo persona que se haya acercado a Julio a pedir su auxilio y que éste le fuera negado. Si estaba en sus manos, ayudaba de buena gana y nunca, como dicen los jóvenes, bateaba a nadie.

Eran proverbiales, como dice Pamela, su buen humor y su gracioso ingenio. En una ocasión, allá por 1992, Julio Camelo nos invitó a desayunar a Beatriz Pagés, directora de la revista Siempre, y a mí, que ahí publicaba un artículo semanalmente.

Estando sentados a la mesa en el Veranda, apareció Antonio Haas, también colaborador de Siempre. Al ver a Beatriz, se acercó a saludar. Sin saber si Julio y Antonio se conocían, pregunté a ambos: ¿Se conocen? y agregué: Antonio Haas, notable periodista, y Julio Camelo, el mejor político de México.

Don Antonio, también ocurrente e ingenioso, apuntó: ¿Y si es usted el mejor político de México, por qué no es Presidente de la República?, a lo que de botepronto y con mucha gracia, Julio respondió: “Porque el pueblo, don Antonio, no se ha encaprichado”. Y los cuatro reímos.

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

mentorferrer@gmail.com  


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio.
Más artículos de este bloguero




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.